FANDOM


Foro Pruebas

"Rumsey descubre sus poderes al descubrir una amenaza oculta en su hogar."

RESUMEN

A los 12 años, Rumsey no para de soñar con lo mismo durante mucho tiempo: Una mujer que abandona a un niño.

Poco después Rumsey empieza a escuchar voces en su cabeza que le dicen que quieren matar a alguien. Rumsey persigue estas voces. Kal, su compañero y amigo, se preocupa por él, así como su Maestro.

Finalmente Rumsey da con el incipiente asesino: Alí, un monje mutante, residente en su templo, quien amenazaba con atacar al Maestro. Sin embargo la advertencia de Rumsey le sirve para detenerlo.

Un tiempo más tarde, Shaman descubriría que es capaz de mover objetos y curar las heridas. Sin embargo, cuando el Maestro cayó enfermo, se dio cuenta de que no podía controlar sus poderes, por lo que decide marchar a América en búsqueda de una cura para el Maestro, así como a aprender a usar sus poderes.

TRAMA

Nueva Delhi, India

“Me duele pensar que tengo que renunciar a tí. Siempre soñé con el día en el que te tendría junto a mí, pero a veces las cosas no son como las pensamos. No como las soñamos. Solo quiero que sepas que te amo, mi niño, y sí, he hecho esto por tí. Es para protegerte. Tal vez Brahmā nos bendiga y algún día pueda volver a verte. Si no es en esta, en otra vida. Cuídate y siempre haz el bien. Tu nombre es Rumsey Nagra”

El sueño se había repetido. Una mujer que llevaba a un niño en brazos y que tenía que dejarlo, parecido a como llegó al monasterio. En esos momentos Rumsey tenía 12 años y, desde hacía varias noches, tenía el mismo sueño. Una y otra vez. Aunque el pequeño sabía que no estaba emparentado con nadie del templo, esa era su familia.

Kal: ¡Rumsey!, ¡Rumsey!

Rumsey: ¿Kal? ¿Qué tal?, ¿Qué sucede?

— Los chicos siempre salían a jugar al riachuelo y se divertían mucho. “No se dará cuenta”

Rumsey: ¿Perdón?, ¿dijiste algo?

Kal: No, yo no. ¡¿Por qué me lo preguntas?!

Rumsey: No…yo solo…

“Creo que sospecha.”

Rumsey: ¿Qué dijiste?


Varios pensamientos extraños invadían la mente del niño. Rumsey soltaba gritos de horror al ver esos acontecimientos tan extraños en su mente: ¡Rumsey!… Bueno, ya es hora de… ¿Qué te pasa?… Oremos, mis herman… Tú nombre es… Vaya, vaya… ¡Rumsey Nagra! ¡Ah!

El pequeño comenzó a correr, sin rumbo fijo, a rezar para que el ruido saliera de su cabeza.

Kal: ¡Rumsey! ¡¿A dónde vas?!


Un ruido bombardeaba su cabeza y debía saber quién era el que lo provocaba.

“Debo matarlo” “Voy a matarlo” “Debo matarlo” “Debo matarlo”

Maestro: ¿Rumsey a donde vas? Kal, ¡¿qué le sucede?!

Kal: No lo sé, señor.


Varias personas comenzaron a perseguirlo hasta que llegó a una habitación oscura del enorme templo, y ahí estaba Alí, uno de los monjes que tenía unas manos parecidas a garras enormes, quien se volteó a ver. Él era lo que en el mundo era llamado mutante.

Alí: ¿Qué haces[1] aquí?

Rumsey: Tú…tú quieres matarlo. Quieres matar al maestro.

Alí: ¿Me has estado espiando, mocoso? Eso es mentira.

Rumsey: No, no lo es. Tú lo…lo piensas.

Alí: Entonces te mataré primero.

Maestro: Alí, ¿qué crees que haces?

Alí: Nada, señor. Es solo que…

Rumsey: Él quiere matarlo, señor. Él lo desea. Lo ha estado planeando…

Maestro: ¿De qué hablas, Rumsey? Eso no es posible. Alí es nuestro hermano “…aunque no confío del todo en él”.

Rumsey: ¡¿Lo ve?! Usted no confía en él.

Maestro: Yo no dije eso, Rumsey.

Rumsey: Lo sé… Usted lo pensó

“Lo mataré de una vez”.

Rumsey: ¡Cuidado con sus manos!


Alí se abalanzó contra el Maestro, pero éste, al ser advertido, pudo someterlo junto con otros monjes.

Maestro: ¿Pero qué intentas hacer? No puedo creer que, de verdad, hayas planeado algo así.

Alí: Usted dijo que me ayudaría. Míreme, soy un monstruo.

Maestro: Dije que te ayudaría, pero a encontrar la paz, no a cambiar lo que ya eres. Sáquenlo de aquí. Rumsey, ¿cómo lo hiciste?

Rumsey: No lo sé. Solo lo…escucho.


Poco después se dio cuenta de que podía mover objetos con solo desearlo. A los monjes no les pareció algo malo, pues creían que era una bendición que pudiera hacer cosas así. Así, los años pasaron.

Una vez, su amigo Kal se lastimó terriblemente al caer desde unas rocas. Rumsey fue el único que lo vio y pensó que su amigo iba a morir, pero su deseo fue tan grande de curarlo que la herida cerró sin saber cómo. Solo cerró.

Maestro: Rumsey, nuestro dios te ha bendecido con grandes poderes. Has podido cerrar la herida de tu hermano. Le has salvado la vida.


Un día, el mismo maestro cayó enfermo, pero el chico, desesperado, cuando intentó curarlo no pudo. La única opción que le quedaba era buscar ayuda.

Kal: ¿A dónde vas Rumsey?

Rumsey: Debe haber algo que pueda hacer.

Kal: Los doctores lo han visto y el Maestro no quiere ser hospitalizado. Dice estar preparado para irse cuando tenga que hacerlo.

Rumsey: ¡No! Yo antes podía curarlo y ahora no[2]. ¿De qué me sirve este poder si no sé cómo usarlo? Debo irme, Kal.

Kal: ¿Y a dónde irás?

Rumsey: América. Allí la medicina es diferente. Debe de haber una solución para el Maestro.

Kal: ¿Qué estás diciendo? No puedes hacer eso.


Así lo hizo. Tomó una decisión y le falló a los suyos. Ahora, aunque quisiera regresar a casa, sabe que debe ganarse el derecho a ser parte de ella otra vez. Tal vez con los X-Men…sí, tal vez ellos le ayuden a enmendar su error.

OTROS

Notas

  • Esta trama fue publicada originalmente en elforo.de
    • Posteriormente sería copiada a Creatuforo.
      • El mensaje original fue borrado debido a que MagnetoRex lo publicó como usuario invitado en el foro. Tras las reformas de la administración, los usuarios no-registrados, junto a sus publicaciones, se borraron. Posteriormente fue recuperado.

Sustituciones

  • Se han sustituido las menciones a "Alí" como Ali.

Anotaciones

  1. ^ "quieres" en el original.
  2. ^ "no, yo podia y ahora no" en el original. No se entendía.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.