FANDOM


Foro Strikers

"Los jefes reúnen a un grupo de asesinos que harán llamar los Strikers."

RESUMEN

Tras haber aceptado a Darsila, Esau y Fangoria en el grupo de los Dark Strike, son llevados a la Mansión Strikers, donde deben escoger una habitación cada uno. Las dos chicas discuten por una, mientras que Esau decide quedarse en una habitación para el servicio que hay en el sótano.

Esau descubre en esta habitación una caja con dos inyecciones y una nota que dice que son curas temporales para su enfermedad, y que se las irán proporcionando conforme cumpla misiones. Inmediatamente Esau se inyecta una de ellas.

Poco después, el grupo son llamados a entrar en una sala con un gran monitor. En él aparecen Los Jefes, desvelándose que no era solo un hombre el que estaba detrás de todo aquél follón, si no que también había una mujer.

Los jefes informan al equipo de una primera misión: Detener un camión con armas anti-mutantes, creadas a partir de los registros del gobierno. El equipo se prepara y se dirige hacia la localización dada.

Cuando llegan, se trata de un almacén. Allí se encuentra el camión que deben detener. Rápidamente Darsila seduce al camionero y lo mata. Sin embargo, cuando el resto abre la parte trasera descubren que es una trampa y empiezan a rodearlos.

Los tres Striker luchan por sus vidas, enfrentándose a diferentes enemigos motorizados y con anuladores de poderes, acabando con ellos poco a poco. Finalmente, será Darsila quien, usando sus poderes a máxima potencia, conseguirá que los vehículos se estrellen contra uno de sus escudos gigantes, lo que la dejará exhausta e inconsciente. Esau consigue uno de los chips anti-poderes de uno de los soldados y lo guarda.

Los Dark Strike llegan a mansión, donde se la encuentran totalmente preparada para tratar a Darsila, con la maquinaria y las instrucciones sobre cómo usarla. Colocan a Darsila en una camilla de luz y, tras una breve llamada de atención a Fangoria por no saber trabajar en equipo, cada uno se dirige a su dormitorio.

Al rato, cuando Darsila despierta, se encuentra rodeada de sus compañeros, quienes la informan de que tienen dos nuevas misiones: Primero deben ir a dar a conocer su fuerza, robando en algún lugar público. Después tendrán que atacar la fábrica de las armas anti-mutantes. Los chicos deciden ir a un centro comercial, así que bajan al hangar a coger un vehículo.

Cuando van de camino, el equipo se da cuenta de que hay mucha gente yendo en sentido contrario al suyo. Cuando llegan al centro descubren que Devastation está quemando el centro comercial, mientras congela tanto a inocentes como a la policía.

Cuando los Strikes llegan, el sujeto se presenta como uno más del grupo. El caos continúa mientras Esau coloca unos explosivos, hasta que llegan los SWAT. En ese momento llega Revenge, quien comienza a comerse a los policías, salvando a Esau. Por otro lado, Fangoria decide abandonar el equipo, ya que no quiere trabajar en grupo, pero tras encontrarse con Revenge, este la convence para que se quede.

Al poco llegarán unos helicópteros que Esau derribará con sus bombas, haciendo caer el techo del centro comercial. Más tarde llegarán unos robot-exoesqueletos que vencerán al grupo, que tendrá que teletransportarse. Esau será el único que no se teletransporte y haga detonar las bombas del centro comercial sobre los policías y él mismo.

TRAMA

Elforo.de/Creatuforo - Página 1

Después de la aparición del tipo que reclutó a Esau, el mutante se había quedado pensativo. El tipo les ordenó, a Esau y el otro par de chicas, dirigirse a una dirección, y les avisó[1] de que aún faltaban algunos chicos por unirseles. Al final solo los llamo "Dark Strike".

Al llegar, encontrarían una casa para alojarse hasta que los contactara para su primer reto: Decidir a un líder.

Las dos chicas, de inmediato, pelearon por la habitación más grande. Sin embargo Esau se dirigió al fondo casi en el sótano, a la habitación más escondida, una habitación que, sin duda, era una habitación para el personal de servicio.

Esau se sentó en la pequeña cama. Frente a él había un espejo. Vio su reflejo y cómo, a pesar de intentar esconderlas, sus cicatrices aún se notaban. De un golpe rompió el espejo. Un mareo lo aquejaba, un dolor de cabeza terrible: Los efectos por no tomar su medicina comenzaban a notarse.

Decidió ir a conocer la casa. Al recorrerla, los pasillos parecían crecer. En la casa, vieja y oscura, sin duda el tipo de lugar para Jake. Después de pasar la cocina llego a una pequeña enfermería y, sobre la mesa de instrumentos quirúrgicos, había una caja. El corazón de Jake se detuvo. Dos pequeñas jeringas con una sustancia roja carmesí: la medicina para su mal. Debajo de las jeringas, en la caja, una pequeña nota:

Esto es suficiente para una par de días. Cuídalas. Te dare solo lo suficiente para sobrevivir hasta que te lo ganes.

Sin duda la nota estaba escrita por el misterioso hombre que los reclutó. Jake tomó una y se la inyectó. Mientras que la otra la escondió como si fuera su tesoro.

Repentinamente una alarma sonó, un ruido estremecedor. La alarma venía de una pequeña sala con una gran mesa y un monitor gigante, en el pasillo principal.


Darsila: Acéptalo, "Harapos", este cuarto no va contigo ¡si no conmigo! ¡Je, je!

Fangoria: Puedes criticar todo lo que quieras mi vestimenta, pero no tendrás el cuarto.

Darsila: ¡Ah!, ¿sí? ¿Y qué vas a hacer al respecto, haraposa? —dice la escultural mujer mientras desenfunda un cuchillo enorme y lo lame con un placer malévolo.

Fangoria: Niña, si quisiera te tendría, en un segundo, a mis pies, llorando por el coco.


Darsila, con una sonrisa que parece de hipocresía, lanza el cuchillo contra Fangoria, pero esta ni se inmuta mientras que el cuchillo pasa, rozando el cabello de Fangoria, para finalmente clavarse en la pared.

Darsila: ¡Oh! Parece que no logré impresionarte, niña. ¡Qué bien! Eres exáctamente el tipo de persona que me gusta.

Fangoria: …Pues yo te odio.

Darsila: Como quieras, haraposa. Total, tendremos que trabajar juntas en adelante para así…


Entonces suena una alarma por toda la casa. Las dos chicas se sorprenden y no paran de buscar la direccion de donde proviene el sonido.

Fangoria: ¡¿Qué demonios está pasando en esta casa?!


De inmediato, Esau entró a la sala. El monitor más grande estaba encendido:

— Buen tiempo de respuesta, pero me gustaría un poco más de velocidad —dice una voz que sale de las bocinas que se encuentran en toda la habitación.


Poco después llegan las chicas, que bajan las escaleras al oír la alarma.

Darsila: ¿Qué demonios es ese ruido infernal? ¿Una chica no puede relajarse aquí?.

Repentinamente, en la pantalla aparecen dos siluetas, sin dejar ver sus rostros.

— Cállate, chica. Es hora de la prueba, de saber si de verdad son dignos de estar en este equipo. De saber si de verdad son los mejores. Algunos ya han visto qué tan generosos podemos ser. ¿No es así, señor Minor? —dice una voz femenina.


Esau, quien se encuentra sentado en la mesa central, simplemente frunce el ceño mientras aprieta la jeringa en su bolsa.

En la pantalla aparece la imagen satelital de una bodega y un camión saliendo de ella.

— Como ya les había dicho, ustedes demostrarán ser los mejores mutantes entre todos, pero primero debemos demostrar a los humanos que somos muy superiores a ellos. Una empresa de armamento militar está creando armas especiales para luchar contra mutantes —dice una voz masculina, la misma que la del hombre que los reunió.

— Estas armas han sido creadas con archivos del gobierno que detallan los poderes mutantes de varios homo superior conocidos. Parece que han encontrado la manera de contrarrestarlos. Sin duda, se están preparando para una guerra contra nosotros. No podemos permitirlo. Su misión será atacar este cargamento y después intentaremos hacernos con toda esa bodega —dice la voz femenina.


Los mutantes en la habitación se quedaron callados, hasta que Esau abrió la boca: — ¿Cuánto nos pagaran? —Su voz había cambiado totalmente.

— No me haga reir, señor Minor. Es una prueba para saber cuán válidos son.

— A mí me parece bien, pero ¿podremos hacer víctimas? —Fue Darsila la que habló.

— Con tal de que hagan bien el trabajo podrán hacer lo que les venga en gana. Además, esos encéfalo-planos empezarán a caer en poco tiempo, y caeran a millares. —Esta vez habló la otra silueta con una voz más desquiciada pero, a la vez, más sensual.

— Señor Minor,¿Que piensa hacer?

— Empecemos. Danos los detalles del plan.

— Todo a su debido tiempo, señor Minor. Usted descanse tranquilamente.


Las siluetas desaparecieron de inmediato.

— No me huele nada bien esto, nos están utilizando y eso no me gusta nada.

— ¿Tienes miedo, Esau? Si quieres hoy puedes dormir conmigo. Hasta te dejaré olerme el pelo.

— Más te gustaría, Darsila. Soy demasiado hombre para tí.

— ¡Ja! Eso lo veremos con el tiempo.


La conversación cesó de inmediato, y el silencio se apoderó de la habitación...


Esau, se quedó pensativo. Por un momento, sin duda, esto no iba con él. Parecía que no estaba acostumbrado a trabajar en equipo. Por la mirada que le echó a Darsila, se vio que si por él dependiera, la estaría destripando.

Fangoria: Esto no me gusta, ¿ahora resulta que no tenemos a un tipo misterioso, si no a dos hijos de putas?

Darsila: Oye, apestosa, qué lengüita tienes, ¿eh?

Fangoria: ¿Lengüita?, ¡¿qué hay de malo con mi lengua?!

Darsila: …Olvídalo…

Esau: Lo que dice la chica es verdad. A mi tampoco me ha hecho gracia ver que son dos, nuestros "benefactores", y la realidad de no saber ni pío de quienes son… Pero al parecer ellos saben todo sobre nosotros.

Fangoria: …Y ¡¿a qué se referían con que "ya te habian dado tu paga"?! ¿Por qué tú primero? ¡¿Qué privilegios tienes?! Yo no he visto ni un centavo todavía.

Darsila: Sí, yo igual. ¿Qué nos ocultas, muchachote?

Esau: Eso…es asunto mío. No les interesa.


Dicho esto, Esau se marcha y deja a las chicas hablando a solas.

Darsila: ¿Puedes creer los modales de ese tipo? Se cree él que "no le teme a nada".

Fangoria: ¿Un tipo sin miedo…? Vaya. Parece que, entonces, tendré que enseñarle a temerme —Sonríe malévolamente[2].

Darsila: ¡¿A tí?! ¡Ja! Niña, ¡tu no das miedo para nada!, al contrario, das risa con tu apariencia. ¡Ja, ja, ja!


Fangoria mira fijamente a Darsila y, poco a poco, Darsila deja de reír.

Darsila: Eh… Bueno, pues tampoco es que des risa[3]. Yo…eh…¡¿qué demonios fue eso?! Por un momento sentí…

Fangoria: ¿Miedo? Lo de tenerte en mis pies llorando no fue una broma, prostituta, lo dije muy en serio.

Fangoria se marcha, mientras que Darsila se queda, aún algo confundida.


Darsila sale embalada de la habitación, y agarra a Fangoria del hombro para voltearla y ver su cara:

Darsila: ¿Pero tú de qué vas? ¿Es que quieres asustarme?, pues si es así no hace falta que uses tu estúpidos poderes, con que te lavases me asustaría del cambio.

Fangoria: A mí no me hables así, "Barbie silicona", porque, si no, lo vas a pasar muy mal. ¿O es que se te ha olvidado lo que te acaba de pasar?


Darsila la mira con cara de asco y sigue andando por el pasillo, mientras Fangoria anda detrás de ella. Cuando Darsila entró en la habitación. No estaba claro de quién era, pero Darsila había dejado, allí, su maleta. Darsila vió un traje que parecía estar hecho a medida y un sobre con su nombre encima en el que ponía:

"Esperamos que con esto estés cómoda en lo que tienes que hacer. Los trajes estarán hechos dentro de poco."

No había nada más en la carta, ni una firma. Darsila empezó a desnudarse, y quedarse totalmente desnuda, cuando Fangoria entra a la habitación y ve el panorama que allí la espera.

Darsila: ¿No llamas antes de entrar en mi cuarto?

Fangoria: ¿Perdona? ¿Cómo que antes de entrar en tu cuarto?, ¡querrás decir en el mío! porque aquí no te vas a quedar.

Darsila: Eso ya lo veremos. Venga, ponte ese traje que te han dejado. Seguro que es lo más nuevo que ves en tu vida. Pero, aun así, te pega. Es mucho más bonito el mío —dice Darsila mientras termina de subirse la cremallera del minúsculo traje que acababa de encontrar, el cual estaba compuesto de una sola pieza: que era una fusión de un short y un minúsculo sujetador, unidos por una serie de correas—. Menos mal que no nos dieron el mismo, porque, a parte de dartelo mil tallas más grande, habria que verte con esto puesto. Eso sí que me daría miedo.

Fangoria: Ya hablaremos seriamente tú y yo, ahora date prisa, tenemos que estar preparadas lo antes posible.

Darsila: Perdona, bonita, yo hace rato que estoy preparada. Eres tú la que no calla y no se viste.

Fangoria se enfada[4].


Esau entró a la habitación que había escogido, y encontró, allí, una caja. Dentro estaba su traje, así que se lo puso. Al parecer muy resistente y cómodo para cuando usara su poderes. Genial.

Encima de todo se puso una gabardina y sus vendas en las manos. Cuando estaba por salir de la habitación, encontró una llave de, sin duda, una motocicleta, y una nota que decía que fuera al hangar.

Esau se dirigió a la entrada principal. En la escalera principal se detuvo.

— Niñas, no tengo tiempo como para perderlo por sus estúpidas peleas por el territorio.


Las chicas no respondieron. Pasaron un par de minutos y ninguna bajaba. El cabello de Esau comenzó a tornarse[5] blanco y lanzó una mesa contra la escalera.

— ¿Es que no piensan bajar? Ya es suficiente tener que trabajar con una prostituta y una callejera sin experiencia, pero no me harán perder mi tiempo.


Poco después, ambas chicas bajaron, las dos en sus trajes ajustados. Esau por un momento solo las observó, mirando qué tan bellas eran. Solo por un segundo.

Darsila: Chico, más te vale que no me vuelvas a gritar de esa forma en tu vida.

Esau: ¿O qué piensas hacerme, niña?


Fangoria sonrió y, repentinamente, ese escalofrío recorrió de nuevo el cuerpo de Esau. Pesadillas, recuerdos de los experimentos de su madre. Rápidamente del cortado de su pantalón, Esau saca un cuchillo y agresivamente lo pone en la garganta de la chica.

Esau: Vuelve a hacer eso y este equipo se convertirá en un dúo. —La lo miró y sonrió.


Esau les indicó qué lo siguieran. Entraron al hangar. Las luces se encendieron y pudieron ver varios tipos de vehículos que se encontraban en ese lugar. Esau presionó un botón, en la llave que encontró, y, de inmediato, una gran, nueva y mejorada motocicleta se encendió. Él se subió, mientras las chicas decidían qué automóvil usar.


Fangoria: Creo que cogeré otra moto. Para que me de el aire.

Darsila: Pues yo no. Con la moto me despeinaría. Prefiero ese BMW rosa. No sabía que se hicieran rosas.

Esau: Da igual, pero daros prisa. Quiero acabar lo antes posible.

Darsila: Tranquilo, grandullón. A lo mejor luego tienes una recompensa —dice mientras coquetea con él.

Fangoria: Serás guarra… —susurra.


Los tres se dirigieron, con los vehículos, hacia las coordenadas que les habían dado. Al llegar vieron el gran camión que, sin ninguna duda, era su objetivo. Echaron los coches fuera de la carretera e idearon un plan que no podía fallar. Darsila se adelantó al arcén, para que el conductor del camión la viera, y le hizo señas para que parase.

Darsila: Hola, guapo. Me he perdido y no sé por dónde ir…y para más desgracia mi coche ha decidido dejarme tirada, ¿podrías llevarme al pueblo más cercano para llamar? Haré lo que tú quieras…lo que sea. —Le dice Darsila al camionero mientras se alborotaba el pelo y le miraba el paquete.


Mientras tanto, Esau y Fnagoria seguían esperando a ver si la táctica de Darsila funcionaba, para no tener que hacerlo a lo bruto y alertar a la policía.

Camionero: ¿Lo que sea? —pregunta el camionero nervioso, mientras traga saliva ruidosamente— Bueno, creo que sí que habrá un sitio para tí en el camión. Además, estoy muy solo en la cabina y no me vendría mal tu compañía.

Darsila: Eso está hecho, hombretón.


Darsila va por la otra puerta al entrar. Sube al camión y, para sentarse, prácticamente le pone el culo en la cara al camionero, el cual cada vez se excitaba más.

Darsila: Bueno, muchachote, ¿puedo quitarme un poco de ropa? Hace mucho calor…

Camionero: Pasa a la parte de atrás si estás más cómoda.


Darsila pasa a la parte de atrás de la cabina del camión y, de una de las botas, saca un pequeño punzón, el cual clava en la sien derecha del camionero, matándolo[6] al instante.

Darsila: ¡Ay!, qué pardilla que es la gente. ¿Cómo me voy a fijar, yo, en alguien como él? Lo que hay que hacer por un trabajo… Chicos, éste ya está —les grita a través de la ventanilla del piloto.


Esau y Fangoria salen de detrás de los matorrales y se dirigen a la parte de atrás del camión, para comprobar la mercancía , pero cuál es su sorpresa que, al abrir la carga, no hay nada. Totalmente vacía.

Fangoria: Oh, oh. Esto me huele mal.

Darsila: ¿Estáis seguros de que era éste?

Esau: Sí, ahora callaros. Es posible que sea un camión trampa.


Repentinamente, por todos lados comenzaron a llegar autos y camionetas, con sujetos disparando a los tres mutantes.

Esau corrió hacia la moto, pero recibió un disparo, el cual, en parte, le dio energía, pero también lo hirió.

Darsila y Fangoria se encerraron en el camión blindado para protegerse. Mientras, Fangoria comenzaba a crear su pesadillas para hacer que los automóviles se estrellaran.

Esau se convirtió en un blanco fácil, así que recibió varios disparos. Su sangre comenzó a crear un charco, pero eso solo lo hiper-cargó. De un salto cayó dentro de un automóvil y, con un par de cuchillos, mató a los que lo conducían. Después, utilizo el automóvil para arrollar a los tipos en motocicletas.

Esau saltó hacia su motocicleta, mientras varios tipos comenzaban a volarse los sesos, al parecer por lo que fangoria les hacía ver. Darsila comenzó a golpear a todos con su arma.

Las heridas de Esau comenzaron a sanar. Subió a su moto y se lanzó contra dos tipos que venían hacia él, cada uno en su motocicleta. Esau los sorprendió esquivando sus disparos y, después, sacando un par de armas y disparandoles, pero un rayo le dió por la espalda. No fue un arma normal, como las otras, era un arma de energía pura que lo dejó tirado en el suelo y con una herida enorme. Mientras, su cabello se hacía totalmente blanco y su piel se veía cada vez más herida.

Tipo: Bien mutis, ¿estas armas son lo que vinieron a buscar? Aquí las tienen. Esta es la prueba de campo. El tipo recibió un rayo que absorbe su energía hasta dejarlo sin vida, supongo que ustedes siguen, chicas.


Darsila: ¿Y qué piensas hacer conmigo? ¿Quitarme estas preciosas tetas? —se jactó Darsila mientras se las enseñaba al hombre.


De repente, el hombre empezó a gritar desconsoladamente, como si hubiera visto un fantasma, y se puso de rodillas en el asfalto, empezando a golpearse la cabeza contra el suelo, hasta que quedó tendido en el suelo con toda la cara ensangrentada.

Darsila: ¿Pero qué coño?…

Fangoria: Como ya se sabe: "Si quieres algo bien hecho, hazlo por ti misma".

Darsila: Pero si sigue vivo, ¿no le ves respirar?

Fangoria: Yo ya no me mancho más las manos. Hay mucho trabajo que hacer.

Darsila: ¡Ay, madre!


Darsila abrió las piernas y se sentó sobre el hombre, en el suelo, haciendo una pinza en su cabeza y apretando con fuerza.

Darsila: Cariño, aprovecha, porque será lo más cerca que tengas a una mujer, como yo, en tu corta vida.


Con este comentario, Darsila torció las piernas, y el cuello del hombre quedó torcido y roto. Mientras tanto, Fangoria seguía atormentando al par de hombres que quedaban con vida, los cuales lanzaban disparos de aquellas extrañas armas:

Fangoria: ¡Oh, mierda!, casi me dan. Ahora sí que lo pasaréis mal.


Otro disparo fue directamente a Fangoria, a quien no le dio tiempo a esquivarlo. Sin embargo, sin saber el porqué, el disparo pareció chocar contra algo que no se veía.

Darsila: Si no fuera por mí, ¿dónde estarías…?


Los dos hombre no aguantaron las ilusiones de Fangoria y acabaron con un tiro metido en la cabeza.

Fangoria: ¿Y con éste, qué hacemos? —preguntó refiriéndose a Esau.

Darsila: No se supone que los golpes le dan energía, pues yo quiero probar…


Darsila cogió la bola de picos enganchada a una cadena que siempre llevaba encima para pelear, y empezó a dar de golpes a Esau, quien parecía despejarse con cada golpe.


Cada golpe de Darsila le abría la carne. Lo hacía sangrar, pero, al mismo tiempo, le daba energías, que era inmediatamente absorbida por algo que se le había incrustado en la espalda, cuando le dispararon[7].

Fangoria: Vaya, chica, parece que quieres desquitarte del grandote.

Darsila: Bueno, por eso le dije que se arrepentiría por haberme gritado[8].

Esau: Chica, ahí vienen de nuevo los tipos que quedan en pie, y parece que también tiene esas armas… Rápido, mi espalda, deja de golpearme por un instante y revísala. Fangoria, mientras, distrae a los tipos que se acercan.

Darsila volteó a Esau y, entre la sangre, encontró una extraña bala, mucho más grande de lo normal y de un extraño material. Mientras tanto, uno de los tipos en automovil comenzo a arrollar, una y otra vez, a dos de los tipos en motos, como si quisiera deshacerse de ellos.

Darsila: Tipo, de verdad eres feo. Estás lleno de heridas. Bueno, creo que tenías razón cuando dijiste que esto se convertiría en un dúo…pero no pienso quedarme sola con esta andrajosa, así que aguanta. Se un niño valiente, y no grites.


Darsila metió sus dedos en la herida y, con dos de sus grandes uñas, comenzó a raspar hasta que sacó el artefacto incrustado.

Darsila: Bueno, esto ha salido. Así que no seas flojo, levántate y…


En ese momento, el pequeño artefacto detonó. Darsila creó un pequeño escudo para rechazar, un poco, el impacto, pero aún así el impacto de la explosión la derribó.

Esau: Esas cosas se encargan de absorber energía y, cuando no encuentran más energía para absorber, explotan…así que tengan cuida…Fangoria, ¡cuidado!


Un disparo casi le da a Fangoria. Al parecer, parte del equipo[9] que portaban los tipos eran cascos anti ondas-cerebrales.

Un auto se lanzó contra Darsila para arrollarla mientras se levantaba. Esau se lanzó contra el auto, desviándolo.

Conductor: ¡Vaya, un héroe! Así que salvas a tu amiguita, pues ahora ¡muérete!


El tipo sacó un arma y, cuando estaba por disparar a Esau, éste sonrió.

Esau: No. Lo que hice no fue para salvar a la chica, …en realidad fue…


Con ambas manos, Esau sujeta la parte de abajo del auto y, poniendo firmes los pies, lo lanza contra otro auto.

Darsila, con su bola de picos, deriva a un par de tipos en moto. Fangoria, por su lado, hace que el tipo en la camioneta se volteé.


Darsila: ¡¿Pero éste tío de qué va?! No pilla que le vamos a matar. Que corra, como hace un hombre hecho y derecho.


Darsila empezó a dar vueltas a la bola[10], y la estampa contra el cristal del camión, pero éste parece no romperse.

Conductor: Para ya. No vas a conseguir nada, solo te cansarás. Te pondrás[11] fofa y no podré divertirme con vosotros.

Esau: ¿Cómo que divertirte?

Conductor: No te enteras, ¿verdad? Pobre idiota. Esto no era una estúpida…¿cómo lo llamáis vosotros?…"misión" para probar si sabíais trabajar en grupo. Esto va mucho más allá, esta será vuestra tumba…que viendo los despojos que sois, no está nada mal.


Y dicho esto, un hombre, de traje color azul cielo y camisa amarilla, baja de la camioneta con un extraño muñeco en una de sus manos.

Fangoria: Ese muñeco da un poco de miedo, pero yo doy más. —Fangoria empieza a utilizar sus poderes, pero sin ver ningún resultado— Pero, ¿qué coño pasa?

Camionero: ¡Ja, Ja, Ja! ¿Crees que con tus trucos de circo barato podrás hacer algo dentro de mi cerebro? Hay un pequeño chip que me hace inmune a todo tipo de poder mental, como el tuyo.

Esau: Te has pasado. Ahora te aplastaré la cabeza contra el asfalto.


Esau va corriendo a toda velocidad hacia el tipo quien, con un elegante movimiento, saca un pequeño tubo de la chaqueta del traje y desprende un gas azul.

Conductor: ¿No puedes moverte? Última tecnología para gente como vosotros. Este gas va directamente al sistema nervioso, dejándote[12] inmóvil. Además de afectar a tus poderes, anulándolos durante una media hora, aproximadamente. Así que, ahora aparta, mientras me divierto con estas preciosidades.


Esau siente un dolor seco en la cara, debido a la patada que le acababa de impactar en la cara, pero no sabía por qué no le daba más fuerza, si no que le dolía más que nunca.

Fangoria: Serás hijo de…

Conductor: ¡Shh…! Calla, o tendré que hacerte callar. ¡Ah!, y por favor no intentes utilizar esas pesadillas tuyas, porque no funcionarán.


El hombre con traje se agacha y la bola de Darsila le pasa muy cerca de la cabeza, quedando la bola detrás de aquel hombre.

Darsila: No sé quién eres, ni de qué vas, pero nadie pega al grandullón si no soy yo. Así que ahora mismo te estás disculpando. —Darsila tira de la bola hacia ella y esta impacta contra la espalda del hombre, dejándosela[13] ensangrentada.— Mira que no va a ser cierto que no se te puede dar. Haraposa, coje esto. ¡Ah!, y otra cosa: Sé que no eres un mutante, pero tus truquitos no funcionarán con nosotras. Somos mujeres, por lo tanto más listas que tú. —Darsila le hace llegar un beso coqueto al hombre, mientras le lanza un par de punzones a Fangoria.

Fangoria: Esto se va a acabar, y solo puedo decirte que no vas a acabar bien parado.


Esau estaba tirado en el piso, inmóvil. Sobre él, un tipo lo pateaba, mientras apoyaba su pie sobre la cabeza de Esau, preparado para dispararle. Fangoria intentaba, sin éxito, crear sus ilusiones, y Darsila intentaba acabar con todos, mientras balanceaba su bola.

Tipo armado: Vamos muti, ¿no puedes hacer nada? Ahora sí que te vas a morir, idiota. Con que superiores, ¡no son más que una mier…!


Repentinamente el tipo sólamente lanza un grito, mientras ve un cuchillo enterrado en su pierna.

Esau: Creo que ahora sabes por qué somos "superiores", porque sus jueguecitos no son nada más que eso para nosotros. Sí, tal vez hayas conseguido atontar mis poderes, pero ¿Sabes qué[14]? Tengo más habilidades de las que crees.


Esau, con rapidez, golpea la parte trasera de la pierna del tipo que hay sobre él, haciéndolo caer de espalda en un cuchillo. Dos tipos más, con gran armamento, se acercaron en sus motocicletas.

Tipo: ¿Cómo es posible? Se supone que por media hora no podrías moverte.

Esau: Imbécil, he pasado toda mi vida como probador de venenos y armas biológicas. Me he vuelto bastante inmune, y siendo francos, sus esporas no son lo mejor del mundo.


Un tipo golpea a Esau con una cadena, derribándolo. El otro comenzó a dispararle, pero Darsila lo distrajo con su bola, al golpear la parte trasera de la moto, y lo protegió con su escudo. Esau aprovechó para correr hacia su moto, subir en ella y lanzarse contra los dos tipos.

Esau: Darsila, sigue con ese ritmo. Derriba a todo el que puedas, pero ten cuidado —dice mientras le lanza un arma a Fangoria—. Espero que sepas disparar, chica, ya que ahora no sirven de mucho nuestros poderes.


En su moto, Esau aceleró hacia[15] los dos tipos de las motos. Al pasar junto a uno de ellos, la moto de Esau sacó dos picos laterales que rasgaron la moto del soldado, dañando el tanque de gasolina. Esau, con su arma de rayos, disparó, provocando una explosión. Luego saltó a un auto.

Esau: …Con que los poderes de mi amiga no sirven en ti por un chip en tu cabeza, ¿verdad?


Esau rompió el cristal[16] y entró en la cabina, enterrando su cuchillo en el cráneo del conductor.

Esau: Asunto arreglado. Pero no creo que haga falta mostrarte tus temores, ¿verdad? Porque, ahora mismo, debes de estar llegando al infierno. Chicas, debemos acabar rápido. Estamos exterminando a estos tipos, pero deben de estar viniendo más de[17] camino.

Creatuforo - Página 2

Darsila: Tengo una idea, o eso creo. Creo que, con mis poderes, podría crear un campo de fuerza, un poco más adelante de la carretera, para que impacten en él.

Fangoria: Barbie, eso te dejaría machacada, y yo no pienso cubrirte las espaldas.

Darsila: Pues, como quieras. Si quieres dejo que siga llegando gente a esta "fiesta", y a ver qué nos pasa.

Esau: Haz lo que quieras, pero hazlo rápido. Y tú, Fangoria, se supone que somos un equipo, así que ya estás cagando leches y cubriendo a Darsila. Darsila hazlo rápido y no te preocupes, que nosotros te cubrimos.

Darsila: Bueno, pues allá voy. Espero que funcione o tendremos problemas.


Darsila cerró los ojos con fuerza e hizo un pequeño campo de fuerza de color azul, casi transparente. Según ella, gastaba más fuerza según el campo se hacía más grande, y cambiaba de color de azul más oscuro pasando por morado y ahora verde. Debía de medir unos dos metros por cinco de ancho, y Darsila cada vez se encontraba más débil y pálida. Los impactos, de los vehículos a toda velocidad, eran como puñaladas en el estómago.

Esau: ¡Venga, chica! Sigue así. —Esau le aplasta la cabeza a un hombre armado contra el asfalto.


Darsila ya no podía más. Sus piernas empezaban a temblar, su cuerpo estaba frío y sus pupilas muy dilatadas, dejando sus ojos totalmente negros. En uno de los impactos de coche, termina quedando tendida en el suelo, con la piel blanca y los labios morados.

Fangoria: …Encima ahora se nos desmaya.

Esau: ¡Callate ya! Ha hecho más que tú. Ahora ya no vendrá más gente, y ya no nos queda nadie por aquí. Venga, tenemos que irnos. Ya hemos hecho lo que nos han pedido.

Esau cargó a Darsila al hombro y salieron de allí por donde habían llegado.


Los tres mutantes parten del lugar, llevando a Darsila a cuestas. Esau parece muy molesto con Fangoria por su pobre trabajo en equipo.

Fangoria: Esto fue una total pérdida de tiempo. ¡¿Acaso sacamos algo útil en toda esta mierda?!

Esau: Está claro que esto fue solo una prueba de nuestros benefactores para ver qué tan buenos éramos. Ese último tipo fue algo más duro de lo que pensábamos.

Fangoria: ¿Ah, sí?…quisiera encontrármelo sin ese maldito chip en su cabeza…

Esau: ¿Quieres el chip? Tómalo. —Esau le lanza el chip a Fangoria, lleno de sangre, quien lo atrapa para inspeccionarlo.

Fangoria: Y ¿qué haremos con esta tipa? Yo no sé nada de medicina, y creo que tú tampoco. ¿La dejamos morir así, no más?

Esau: No. Escucha bien lo que te voy a decir, niña. Te guste, o no, estamos en esto juntos. Si no deseas quedarte puedes irte, que te juro que estaré contento. Pero si decides lo contrario, tienes que aprender a trabajar en grupo, lo cual significa que ahora cuentas con más personas, y que si uno falla, falla todo, ¿oíste?

Fangoria: ¡Ah, sí!…y tú ya estás encamado con los jefes, ¿verdad? ¿Que crees que no me di cuenta de que ya te han dado parte de tu paga mientras que a nosotras ni mierda? Podrás creerte el líder de esta organización, y, eventualmente, te obedeceré cuando sea necesario. Pero ten por seguro que, en cualquier momento cuando estemos fuera de servicio, no dudaré en apuñalarte por la espalda.

Esau: Cuento con ello[18], mujer.


La mansión de los strikers se divisa a lo lejos. Al llegar, se encuentran con un laboratorio y la enfermería activados y muy bien equipados. Sin duda para atender a Darsila.


Estaban a escasos metros de la pequeña mansión, cuando Esau vio que Darsila empezaba a abrir los ojos e intentaba decir algo, que ni él, ni Fangoria, lograban entender:

Fangoria: ¿Pero qué coño dices?

Darsila: Que a mí no me hables así, haraposa — dijo muy flojo[19].

Esau: No gastes fuerzas. Ya estamos llegando.

La puerta de la mansión se abría para dejar paso a los tres. Esau llevaba en brazos a Darsila, por el intento fallido de mantenerse en pie. Cuando llegaron a la enfermería tenían todo preparado, y las instrucciones para saber qué hacer. Tan solo tenían que meter a Darsila en unas pequeñas placas de luz que irradiaban calor, pues a su cuerpo apenas le quedaba. Esau y Fangoria fueron a su cuarto a cambiarse, mientras que Darsila seguía bajo esas placas. Había vuelto a perder el conocimiento y, para cuando lo recuperó no sabía el tiempo que había estado en ese estado.

Darsila: ¿Chicos?…¿Hay alguien?

Esau: Sí, estamos aquí. ¿Cómo te encuentras?

Darsila: Pues, la verdad es que…como nueva.

Esau: ¡Eh!, nuestro benefactor nos ha dado una nueva misión. Nada complicado. Solo tenemos que asaltar la fábrica de armamento anti-mutante. Pero antes tenemos que ir a la ciudad. Un robo, tan solo.

Darsila: ¿Y qué se supone que vamos a robar?

Esau: Pues nos ha dicho que tenemos que robar en un sitio público, para que la gente conozca nuestro poder. Nos ha dicho que donde queramos.

Darsila: Pues vamos a un centro comercial.


En ese momento Fangoria entra en la enfermería:

Fangoria: Pues por mí encantada. No hay nada que odie[20] más que esos centros comerciales. La gente entra ahí como descerebrados, vacían sus bolsillos y salen. No está mal. Por mí, voto ir al centro comercial.

Darsila: Bueno, por lo menos estamos de acuerdo en eso de ir allí. Pero, yo decía de ir al centro comercial ya que, si hay que robar, robemos unos trapitos buenos, para ponernos, porque no tengo nada de ropa. Solo este uniforme, y con la que vine. Y tú, Esau, ¿qué opinas?


Esau: Bueno, a mí me da igual atacar un centro comercial, una fábrica de armamento o una iglesia. Mientras pueda aplastar homo-sapiens me vale. ¿Ya te sientes bien, Darsila?

Fangoria: Creo que es muy obvio que sí. Ya está a punto de restregarte los senos en la cara, así que vayamos a destruir ese lugar.

Darsila: A robar, andrajosa, vamos a robarlo. Aunque creo que ni la mejor ropa podría mejorar tu aspecto.

Esau: Niñas, les aseguro que, para mí, no es una gloria trabajar con ustedes. Pero, mientras reciba mi paga lo seguiré haciendo, así que tenemos que trabajar en equipo. Creo que lo sucedido previamente nos ha mostrado que los lunáticos que nos contrataron nos tienen como ratas de laberinto. Y no duden de que esta sea otra trampa o "prueba".


Todos los chicos se dirigieron hacia el el hangar, de nuevo para conseguir un vehiculo que los llevara al centro comercial.


Después de tomar los vehículos, se dirigen a al centro comercial. Al acercarse se dan cuenta de que hay mucha gente corriendo hacia el lado contrario del centro.

Darsila: ¿Alguien más se ha dado cuenta de la cantidad de gente que está corriendo para hacia el lado contrario de donde vamos?

Fangoria: Claro, vamos a una misión, y tú vas de viaje turístico. ¡Ja! Por eso eres una Barbie sin cerebro.

Esau: Cállate. Ella tiene razón. Algo extraño está pasando. Estad[21] alerta o van a arruinar esto. Parece que hay algo que debemos saber…es como si…

Fangoria: ¿Qué? Empiezas a hablar y te callas de repente. ¿Qué te pasa? tu…

Darsila: ¡Voltea, andrajosa!


Cuando Fangoria se voltea se da cuenta de lo que está sucediendo: Carros prendidos en fuego están volando por los aires, y la mitad del centro comercial se encuentra prendido en fuego. Además, hay personas congeladas a mitad de la calle, así como los policías en el suelo, mientras que, los pocos que quedan en pié, están siendo rostizados. En el epicentro[22] se ve una figura riendo a carcajadas, mientras sale fuego alrededor de él.

Darsila: ¡¿Qué coño está pasando?! ¿Quién demonios es ese imbécil? Supongo que la misión está arruinada.

Fangoria: No seas estúpida. La misión es ésta, Barbie. Creo que tienes silicona hasta en la cabeza.

Esau: Niñas, no es tiempo de estar peleando …Al menos no entre nosotros. Solo machaquemos a éste, y terminemos con esto.


Cuando bajan del auto, el tipo los ve y, por un momento, las llamas disminuyen su tamaño. Entonces les grita:

¡Sabíamos que vendrían! Tardaron más de lo que esperábamos. ¡Ja, ja, ja!… pero bueno, siempre podemos esperar. Ellos dijeron que vendrían. ¡Ja, ja,ja! Por fin… nos estábamos aburriendo. ¡Ja, ja, ja! ¡Esto será divertido! ¡Sí que lo será! ¡Ja, ja, ja!


— ¿Quién demonios eres tú, chico?, ¿y qué estás haciendo aquí? Nosotros somos los Strikes, y seremos los que destruyamos este lugar.

Devastation: Creo que los jefes pensaron que esto era mucho para ustedes.


En ese momento el comunicador en el oído de Esau se activa, y oye la misma voz que la del tipo que los reunió, diciendo:

Voz: Señor Minor, creo que ya conoció a su nuevo compañero de equipo, Devastation. Será uno más del equipo. Ahora concéntrense en el trabajo.

Esau: La policía viene hacia acá, así que a trabajar, chicas.


Las dos chicas miraron con desconfianza al nuevo, pero aun así comenzaron a ayudarlo a causar destrucción. Darsila aprovechó para saquear las tiendas.

Esau: Darsila, ésta es otra prueba. Por algo nos mandaron a un simple centro comercial, así que necesito que estés alerta, y uses tu poder para defendernos[23] si algún mutante, o ser poderoso, se acerca. Darsila, chica, creo que para tí será fácil deshacerte de los soldados que intentan atacarnos desde dentro del centro comercial. Y, chico, al parecer eres bueno para los trucos, así que deshazte de todos los policías al frente.


Esau corrió hacia dentro de las tiendas, para empezar a repartir por todos lados los explosivos que después serían activados.


Darsila: ¡Wow! Chicos, esto es lo mejor que he hecho en mi vida: Saquear un centro comercial. Cuando acabemos con estos muchachotes quiero coger algo de las tiendas.

Fangoria: Ahora estate a lo que tienes que estar, y cúbrete las espaldas.


Darsila puso su bola en alto, y la estampó en la cabeza de uno de los guardias, dejándola reventada contra la pared.

Darsila: ¡Jo! Con lo mono que eras, mira cómo has acabado —se lamenta refiriéndose al guardia.


El nuevo componente del grupo seguía a lo suyo, causando alboroto:

Darsila: Oye, andrajosa, ¿qué te parece el nuevo?

Fangoria: Pues no sé. No me da buena espina.

Darsila: Pues a mí tampoco me parece limpio, pero el chico está muy bien.

Fangoria: Para ya, o acabarás dándote contra las paredes de terror.

Darsila: ¡Bah, bah, bah! —ríe.


Los cuatros seguían luchando, y causando el caos mientras la policía se oía cada vez más cerca de ellos. La bola de Darsila estaba ensangrentada, y Fangoria parecía muy agotada por usar, en exceso, sus poderes.

Darsila: Andrajosa, toma esto o caerás desmayada al suelo. —Darsila le lanzó una especie de picahielos.

Fangoria: No hacía falta, pero ya que insistes…

Esau: Dejen de hablar. Tenemos que salir rápido de aquí.

Darsila: Tranquilo, grandullón. Tenemos todo el tiempo del mundo. Esto se está poniendo interesante.


Esau: Bueno, terminen lo que estén haciendo. Yo terminaré de poner esto —dice señalando las bombas restantes—. Y recuerden: No se distraigan. Acabemos con esto rápido.

Darsila: No te preocupes. Esto es facilísimo.

Fangoria: Claro, pero es triste que no podamos torturarlos un buen rato.

Esau: Nadie dijo que no se pudieran divertir. Solo estén alerta.


Esau corre a terminar de colocar[24] las bombas. Mientras afuera, las patrullas de policía estaban rodeando el centro comercial, y no dejaban de llegar. Comenzaban a ponerse rápidamente en posición, mientras el que parecía el comandante, gritaba órdenes y pedía más refuerzos.

Devastation: Vamos. Pueden hacer algo mejor que esconderse en sus cochecitos. No querrán que vayamos por ustedes o…¿es eso lo que nos piden? Saben, los vamos a complacer un rato ¡ja, ja, ja! —Después de decir esto, las armas empiezan a quemarles. Otros empiezan a desmayarse por el calor y los carros comienzan a explotar.


Sin ser detectados[25], dos policías logran llegar por atrás y, uno, logra dar un tiro en la pierna a Devastation.

Devastation: ¡Argh!

Policía: ¡Quieto! ¡Levanta las manos, fenómeno!

Devastation: Tranquilo, hombrecillo…ah… —dice mientras levanta[26] las manos— ¿Hace calor o son ustedes? ¡Ja, ja, ja!


Cuando empiezan a quemarse, por un momento, el sonido del crujir de sus quijadas, tan cerca, se confunde con un zumbido extraño. Pero después de un momento, se hace obvio lo que pasa.

Devastation: ¡Helicópteros!…y se ven bien armados. ¡Ey!, ¡si tienen pensado algo, tipejos de cuarta, les recomendamos hacerlo ahora, o no saldremos bien liberados de esta! Podemos entretenerlos por un rato, pero quedarnos aquí a morir, bien podría ser su estilo, pero no el nuestro.


Los helicopteros comienzan a disparar, mientras los policías toman confianza y empiezan a avanzar.


— Bueno, por el bien de esos chicos allá abajo, será mejor que tenga suficiente energía almacenada para la fuerza de este tiro, y la coordinación necesaria, para ser exactos.


Esau, desde la azotea del centro comercial, lanzó una de las bombas, la cual no logró golpear al helicóptero. Al contrario, por demasiada fuerza lo sobrepasó.

— Bueno, necesito afinar mi brazo y medir fuerzas, pero aun así esto aún no se acaba.


Esau sonríe mientras ve caer, de nuevo, el explosivo y, sacando un pequeño aparato de su abrigo y presionando un botón, el artefacto explota, haciendo que una de las naves caiga y otra se desoriente. Pero eso solo sirve para llamar la atención de los demás helicópteros que lanzan dos misiles contra Esau.

— Idiotas. Al parecer es su turno de tirar, pero esta es una bola que pienso dejar pasar.


Esau salta desde la azotea. Al detonar los dos misiles contra el suelo de la azotea, sobre el que estaba Esau, el centro comercial empieza a derrumbarse, y la ola de la explosión hace que Esau caiga a varios metros de distancia de sus compañeros.

Al momento es rodeado por varios policías que se quedan apuntándole.


Policia: ¡Ja! Ahora no te podrás escapar, hombrecillo. Este es el final de tu carrera.

Esau: ¡Joder! Qué bien me vendría una ayudita de Fangoria ahora mismo.

Jefe de la policía: A mi orden disparen, agentes, 3, 2, 1, y… —De repente, algo se apareció en medio de la batalla, interrumpiendo la concentración de los policías. Una gran bestia negra se abalanzó sobre el jefe, al tiempo que comenzó a devorarlo.


Los policías, asustados, empezaron a disparar, pero con el miedo erraban los disparos. Mientras[27], Esau los dejaba sin sentido.

Esau: ¿Quién demonios eres tú? —preguntó, al tiempo de que la gran bestia se convertía en una especie de hombre con media cara.

Revenge: Soy el nuevo fichaje de los jefes, ¡je, je, je! ¿A quién más me puedo comer?

Esau: Vete a ayudar a las demás. Yo seguiré con los explosivos —dijo alejándose de la criatura y pensando en que esto, cada vez, tenía peor pinta.


Darsila: ¡¿Dónde demonios está Fangoria?! —pregunta Darsila, mientras ve que la cosa se pone cada vez más fea.

Devastation: Yo…no necesito…de la ayuda de una mujer…para acabar…¡con estos tipos!

Darsila: Calla y aplícate un poco de hielo en la herida. Eso ayudará.

Devastation: ¿Quién es esa Fangoria? —pregunta el mutante, mientras se aplica su poder de alterar temperaturas en la herida de bala, para detener la hemorragia.

Darsila: Una tonta que, al parecer, nos ha abandonado…


En el fondo de todo el caos, Fangoria observa fríamente a Darsila y al nuevo chico, Devastation. Voltea y, sin mirar atrás, se aleja. Para ella es muy sencillo dejar a todos atrás, simplemente no le interesa trabajar en equipo. Eso no es, ni será, lo suyo. No puede confiar en nadie, la vida le ha enseñado eso. Al acercarse a una salida de emergencia, de repente observa a Esau y como varios agentes de SWAT lo tienen rodeado, así como él intenta hacerles frente, aun en la mala situación en la que se encuentra.

Fangoria: …Lo siento, jefe, pero como te dije, he estado esperando el momento en que me des la espalda… —La chica abre la puerta.

— ¡¿Huyendo del lugar, amiga?!

Fangoria: ¿Quién mierda eres tú, fenómeno?


Frente a Fangoria se encuentra una bestia de color oscuro, la cual no deja de observarla con unos ojos oscuros y una sonrisa macabra.

Revenge: Soy su nuevo amiguito, en este juego. Esau me mandó que les ayude, pero parece que estabas por dejarnos. Dime, ¡¿acaso deseas, tanto como yo, destripar al jefe?!

Fangoria: Lo único que deseo es que saques tu asqueroso rostro de mi vista[28]. Además, tienes un aliento del "hijuep…"

Revenge: ¡Vamos!, que ahora debes acostumbrarte a mí. Bueno, ¿dónde están esos otros dos, para salvarles el culo?


Fangoria suspira y, después de un poco de silencio, le señala la dirección en la que se encuentran Darsila y Devastation.

Revenge: Bueno, iré para allá, pero, por si no lo notas, el jefe necesita[29] un poco de ayuda ahora mismo.


Dicho esto, el tipo se marcha dejando a Fangoria sola frente a la puerta abierta. Solo un paso la separa de la salida.

Fangoria: ¡Mierda!


La chica se voltea y se dirige hacia los adversarios de Esau.

Fangoria: ¡Ey, ustedes!, ¡¿qué les parecería sentir un poco de miedo?!


El caos es total en la zona de batalla. Algunos de los policías caen gritando ante las ilusiones de Fangoria. Otros caían ante la brutalidad de Devastation, el cual los quemaba dejando solo los huesos de sus víctimas. Darsila, mientras tanto, expandía su campo de fuerza para evitar daños mayores, a la vez que Revenge destripaba todo lo que se le pasaba por delante, en su forma de gran bestia negra.

— ¿De donde coño ha salido este perro? —gritó Darsila.

— No te mojes los bajos, niña bonita. Es un nuevo socio —replicó Fangoria.

— A mí solo hay una cosa que me moje, y esa cosa no se por donde anda, pero nos vendría bien una mano suya.


Devastation acabó quemando a un tipo que estaba a la espalda de Revenge.

— Tio, deja de quemar cosas o no podré comérmelos luego — dice Revenge alterado.

Nadie…le dice…como…hacer…su trabajo…a…¡Devastation! —dijo, haciendo una gran ola de calor a su alrededor, y quedando destruido gran parte del ejército.

— Esto ya está ganado, chicos. ¿Qué tal si buscamos al jefe? —pregunta Darsila, mientras se acerca a Devastation agachándose, para no dejar nada a la imaginación.

— ¡Error, mutis! Ahora viene lo mejor.


De la nada aparecieron unos robots gigantes controlados por humanos. Una especie de exoesqueletos.

— Joder. ¡Vayamos a por ellos!


— Bueno, al parecer la nómina se agranda más y más cada momento. Y cada vez más, mis "compañeros" son más…¡¿parecidos a un perro?!


Esau saltó sobre un tanque de guerra y dejó entrar una de sus bombas. Después saltó sobre dos soldados, enterrando sus filosos cuchillos en el cráneo de ambos.

— Darsila, estás agotada. Tu cerebro no da para más —dice mientras le arroja un cuchillo y una arma—. Defiéndete con eso, y guarda energías. Mantente junto al "llamitas" para que te proteja.


En ese momento, Devastation, en un arranque de ira, destruye todo a su alrededor.

— Creo que mejor te mantienes junto al chico nuevo. Chico,…cómo te llames, ya acaba con…


En ese momento aparecieron los robots.

— ¡Mierda! ¿Acaso las cosas no pueden ser fáciles una día?


Esau se quitó la gabardina y, corriendo a un velocidad sobrehumana, sacó su espada y se lanzó contra el robot, golpeándolo con todas sus fuerzas con la espada, pero no pasó nada.

— Esta maldita cosa es demasiado resistente.


Un rayo golpea a Esau, mandándolo a volar y dejándolo muy herido.

Fangoria: ¡Grandullón!

Esau: ¡Cuidado! Corre que estas desprotegida contra estos robots —grita a Fangoria—. "Bestia", o como te llames, intenta atacar a esas cosas. Busca un punto débil. Devastation, prueba a congelarlo o derretirlo, o algo asi…

Darsila: Jefe, a parte del circo que acaba de llegar, la mugrosa y yo, no hay nadie más cerca. Pero recibí extrañas lecturas en el cinturón de mi traje.

Esau: Dije que nadie se acercara. Este lugar es un blanco fácil.


Uno de los robots localiza a los dos chicos y lanza un rayo, pero Darsila crea un escudo para defenderse. Sin embargo, a cada momento son más potentes los rayos y Darsila se desmaya.

Esau se recupera lo más rápido[30] que puede con su factor curativo. Toma a Darsila y corre a toda velocidad, dejando a la inconsciente chica con Fangoria. Voltea hacia afuera y ve que el chico nuevo está a punto de caer a merced de los poderosos robots, que cada vez son[31] más. Y Devastation apenas logra escapar de los disparos.

Esau toma su comunicador y manda un mensaje a los jefes. Después le dice a Fangoria que entre al centro comercial y espere, mientras le lanza un arma extra.

Esau: ¡Dispárame!

Fangoria: Chico, en primera no me esconderé aquí, y en segunda, aunque con gusto te mataría y veo que tienes un deseo suicida, este no es el mom…

Esau: Esto es serio, chica. Disparame.


Fangoria obedece, y al disparar sale una carga de energía cinética pura que hace caer a Esau varios metros atrás[32]. Dejándolo inerte.

Fangoria: …Lo que faltaba. Creo que el chico se quería suicidar para no morir por esos robots.


Esau se levanta, se concentra y, esta vez, se quita la playera. Repentinamente, por su piel comienza a correr la sangre y muchas heridas se abren por todo su cuerpo. Su cabello se comienza a esclarecer hasta hacerse blanco. Su piel, en un momento, es horrenda: totalmente llena de heridas, sangre, quemaduras y cortadas.

Esau salta y corre, a una velocidad impresionante. Se dirige contra un robot y comienza a golpearlo con todo, pero apenas sí logra rozarlo.

Esau: Chicos nuevos, vayan al interior del centro comercial, y reúnanse con Fangoria.

Revenge: Si crees que voy a huir…


En ese momento la voz del jefe les habla a los dos chicos, y les pide que obedezcan a Jake.

Revenge: ¡¿Y se supone que tú te quedarás aquí?!

Esau: Tú solo haz lo que dije.


Los dos chicos corren hacia el centro comercial. Mientras, Jake, a toda velocidad, evade los disparos. Los policías y robots siguen a los dos chicos, destruyendolo todo.

Al encontrarse a Fangoria y Darsila, Esau está por correr también dentro, pero al entrar, un rayo le hace perder el equilibrio y caer. Aun así, hace una señal con su cinturón y, repentinamente, todos los chicos se desmaterializan, siendo transportados de vuelta a la mansión.

Sin embargo, Jake se queda tirado y, mientras es rodeado por soldados y robots, presiona de nuevo el botón del artefacto en su cinto y todos los explosivos, en el lugar, comienzan a detonar, provocando que el edificio caiga sobre él y los soldados.

OTROS

Notas

  • Esta trama fue publiada originalmente en elforo.de/neox.
  • Posteriormente sus post serían copiados por Juggernaut en Creatuforo:
  • El primer nombre que recibe el grupo es "Dark Strike". Posteriormente Esau se refiere al grupo como "los Strikes".
  • En algún momento al nombre de la trama se le quitó la "s" final. Esto ha sido corregido posteriormente.
  • Hubo un mensaje de Loganblack después de la comunicación de los Jefes. Sin embargo darkfantomex le llamó la atención ya que no podía publicar puesto que no tenía un personaje en su grupo.
    • Aunque este mensaje no debería ser canon, posteriormente Chris redfield lo continuaría, por lo que no puede eliminarse de la trama.
    • A pesar de la llamada de atención, Loganblack terminaría presentando a Revenge algo más adelante en la misma trama.
  • Inicialmente el resumen de esta trama fue posible gracias a la colaboración de Juggernaut.

Modificaciones

  • Se han sustituido las referencias a "La tienda" como el Centro comercial, por "las tiendas".
  • Se han cambiado (Devastador y Devastator) y mantenido las referencias a Devastation cuando se refieren a la parte oscura de Patrick Washington.

Errores

  • El Centro comercial se derrumba dos veces: Primero tras el ataque de los helicópteros, y después con las bombas de Esau.

Anotaciones

  1. ^ "además de avisarles" en el original.
  2. ^ 😈
  3. ^ 😮
  4. ^ 😠
  5. ^ "se comenzó a hacer" en el original
  6. ^ "dejándole muerto" en el original.
  7. ^ "al momento del disparo" en el original.
  8. ^ 😎
  9. ^ "las armas" en el original. Los cascos no son armas.
  10. ^ El arma de Darsila es tipo la de la china de Kill Bill Volumen 1
  11. ^ "Estarás" en el original.
  12. ^ "quedándote" en el original.
  13. ^ "quedandola"
  14. ^ "qué crees" en el original
  15. ^ "se lanzó contra" en el original. Puede entenderse como que salta.
  16. ^ "vidrio" en el original.
  17. ^ "más deben venir en" en el original.
  18. ^ "Estoy contando con eso" en el original.
  19. ^ "muy débil" en el original.
  20. ^ "No odio nada" en el original. No se podía leer correctamente.
  21. ^ Pónganse
  22. ^ "a la mitad de todo" en el original.
  23. ^ "prevenirnos" en el original.
  24. ^ "implantar" en el original.
  25. ^ "notarlo" en el original.
  26. ^ "mientras dice esto esta levanando" en el original.
  27. ^ "Justo a tiempo para que" en el original.
  28. ^ "frente mío" en el original.
  29. ^ "ha de estar necesitando" en el original.
  30. ^ "pronto" en el original.
  31. ^ "se hacen" en el original.
  32. ^ "adelante" en el original.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.