FANDOM


Foro Abyss
Icono ArchivosX-01

Resumen original

"SHIELD busca capturar a Madame Fall, para ello contratará a varios grupos para que la atrapen. Sin embargo la misión se verá enrevesada en el mito de el Guía."

RESUMEN

Preámbulo a HoM

En el año 3123 la población mutante se ha reducido a tan solo 100. Amelia, llamada Slide, escapa de un centinela junto a su compañero[1] Adam, el chico le dice que huya y que él lo enfrentará. Usando sus poderes de gravedad resiste un poco, pero termina cayendo vencido. No muy lejos de allí, Amelia llora al haber perdido a su esposo.

En la colonia, un refugio mutante, la chica pide a su amiga Samara que intente mandarla al pasado usando al máximo sus poderes y permitirle cambiarlo. Así, Amelia comienza a buscar información sobre el pasado, lee sobre la dictadura de los Minor que vino a acabar con el gobierno de Lord Magnus, y en ese instante aparecen junto a ella Samara acompañada del mutante amplificador, quien potenciará sus poderes para permitirles a Amy viajar al pasado. La chica solo lleva consigo una cuchilla para defenderse. Samara abre el portal y logra enviarla al pasado, apareciendo en un parque muy similar al de las fotos de los libros que había visto recientemente.

House of M

En uno de los helitransportes de SHIELD, Sebastian Shaw quiere presentar a sus nuevos soldados, Mystique les dice que los ha llamado porque desean que busquen a una criminal llamada Madame Fall, la cual, al parecer, es madre de los hermanos Minor.

Mientras tanto, Antonio Cozzetti (Tierra-58163) líder del grupo mutante “Le Cacciatori”, el cual se encarga de hacer el trabajo sucio de SHIELD, recibe un sobre en el que se informa de una nueva misión de parte de la organización.

En un estadio, una multitud espera a que su estrella favorita salga al escenario, su nombre es Ivan y llega tarde porque el guarda no lo deja llegar a su camerino, al parecer ya había entrado antes. Tras una breve conversación el chico entra a sus aposentos para encontrarse con su doble, quien le dice que no le siga buscando, y le dice que la realidad ha sido cambiada por un acontecimiento mágico que hubo, pero algunos recuerdan lo que pasó y debe buscarles, pues un mal mayor se avecina. De esta manera el doble convence a Ivan de comenzar su misión. Ivan le pide a su doble que sea cuidadoso, pues no quiere que su novia Alice sepa de él. El chico sale del camerino para dar su concierto.

Tony ha reunido a su equipo, SHIELD desea que detengan a una terrorista dirigente de una línea de la Resistencia Sapien llamada Madame Fall y todos marchan a Estados Unidos.

Una vez en EEUU, los Cacciatore son capturados por otro grupo que solo quieren que Antonio se una a ellos para detener a los “Purificadores” de Madame Fall. Tony accede a separarse de su grupo de asalto y parten en un jet.

En SHIELD, los hermanos Minor, Jake y Daniel han aceptado capturar a su madre. Mystique les explica su destino y se les asigna un grupo de soldados para su misión.

Iniciada la misión, los hermanos localizan a una nave que, al parecer, está relacionada con su objetivo y una vez llegan a ella, Jake se lanza sobre la nave y, usando sus poderes de invulnerabilidad, hace un agujero al caer. Daniel lo sigue y juntos comienzan una pelea contra los soldados del transporte. La batalla va incrementando hasta que Hate logra entrar en la sala de mandos, donde se haya sentada Fall, pero no está sola, Devon, su más letal guerrera, se lanza contra Hate impidiendo que toque a Madame, mientras ésta huye.

Eon es felicitado por su agente Dursaff por el concierto, pero el chico luminoso se encuentra algo despistado por lo que había oído antes y le dice que debe ir a prepararse pues tiene su presentación a dueto con la cantante Phauna Jones. Pasadas unas horas se reúne con ella y, aunque jura ser fiel a Alice, al ver a la tigresa, no puede negar que es bellísima. La chica critica su atuendo, y él su actitud altanera, y tras una discusión Phauna le ataca, llamando a un enorme tigre, comenzando una lucha. El ruso logra vencer al felino, pero su rayo desgarra las ropas de la diva. El manager interrumpe la pelea al abrir la puerta, Phauna pide que le traigan ropa nueva, pero no hay tiempo, la presentación debe comenzar ya. El escenario está listo y ambos comienzan su show con sus ropas desgarradas, pero a la gente no le importa pues quedan conquistados.

Cuando terminan el número, se separan, quedando Phauna aun molesta. Eon se va a descansar al camerino donde encuentra una nota de su doble en el que indica quiénes recuerdan el cambio de realidad y dónde encontrarlos:un monje, un controlador de la materia, un tirador, un ser fluido, un parásito con la llama de vida muy tenue, un nexo con el más allá, dos hermanos sigilosos[2] y una cambiaformas animal.

Mientras Ivan piensa en los posibles candidatos aparece Alice, muy furiosa y celosa por el número en semidesnudo. Después de unos cuantos “te amo”, Ivan calma a su chica y finalmente reciben “algo “más”.

Hate y Devon continúan su pelea, Hate comienza a sospechar que en realidad la chica es mutante, mientras que Devon lo intenta negar. Daniel sabe que las consecuencias con Madame Fall serían terribles, Hate besa a Devon en la boca.

Arriba, Jake peleaba con un grupo de Purificadores ayudado por la soldado Cassandra. Hate aparece y revela que un grupo de telépatas ha averiguado el paradero de su madre. Decide retirarse junto a su grupo, cuando ven llegar un Jet del cual baja Tony, quien dice haber sido enviado para ayudarlos en la misión. Sin embargo, era momento de escapar.

Una vez en la nave, Esau discute con Tiratore hasta que Daniel aparece revelando que sabe hacia dónde se dirige Madame Fall, ya que parece tener planes contra el House of M[3].

Por un lado, Devon se preocupa porque ha estado pensando en Daniel. De repente un grupo de ninjas de La Mano aparecen y la atacan diciéndole que la necesitan para que de ella nazca “El Guía”, pero los sujetos no son nada para Devon. Para su sorpresa, a continuación aparece Psylocke quien vence al resto de los ninjas y le pide que la acompañe, deben de ir a por Elektra y a por alguien a quien ella quiere.

Por otro lado, Hate separa a su equipo en tres grupos, esperando el ataque de Madame Fall y marcha junto a uno de ellos a la supuesta localización.

Phauna escribe el capítulo del día de su diario, y revela que Eon le atrae de cierta manera. Casualmente recibe una visita del ruso, quien le dice que piensa que ella pertenece a un grupo de personas y que sabe que las cosas no andan bien, por lo que le pide que le acompañe pues tienen que buscar a unos agentes de SHIELD y a la vidente Destino. Phauna accede después de una serie de preguntas. Se cambia de ropa y al bajar se suben en el Audi de la felina, el cual arranca a gran velocidad. Al llegar a su destino se encuentran con que no hay nadie, lo que les da mala espina. De repente sienten un impacto en el parabrisas y deciden salir. Es hora de pelear y ponerlos en su lugar.

Jake junto a Cassandra y Tony tienen sospechas sobre el lugar dónde podría estar Fall. Mientras, Hate encuentra a Devon en el lugar donde le había indicado, acompañada de Psylocke y Elektra, quienes confiesan que es necesario que se acuesten para tener un hijo. Ambos se niegan y "La Mano" ataca de nuevo y parecen mejor que las chicas letales que se encargan de ellos, mientras, Hate y Devon escapan, alejándose y volviendo a pelearse.

Tony descubre dónde está Madame Fall, la cual al percatarse de su presencia manda a sus súbditos a atraparlo. Mientras, Cassandra, Jake y el resto de los soldados de SHIELD comienzan una batalla contra los Purificadores.

En la huída, Hate dice que no despreciaría a Devon si tuviera que acostarse con ella, por lo que la chica se molesta y mientras Daniel le rompe su blusa y ella la camisa, aparecen más ninjas.

Por su parte, Jake logra entrar a la base de Madame fall y encuentra un extraño aparato que trata de analizar cuando Fall lo ataca por la espalda, hiriéndolo, sin embargo, su amada Cassandra ataca a Fall en el tiempo en el que Tony llega en ayuda del chico y cuando el resto de soldados llega, resulta que no queda rastro de nadie.

Mientras, Devon y Hate vencían a los ninjas, sin embargo, terminan siendo noqueados por las letales Psylocke y Elektra y despertando en una habitación de la que resulta imposible salir.

Elektra revela a Daniel que Jake está envenenado y que sólo ella tiene el antídoto y se lo proporcionará con la condición de que tenga relaciones con Devon. Sin pensarlo, el chico se lanza a besar a Devon, pero tras un momento se entrega total, la chica le rehuye.

Tony organizaba la huída, y aunque vencía a los purificadores, se estaba enfrentando a diez al mismo tiempo, por suerte apareció uno de los mutantes que le estaban ayudando, el cual tenía el cuerpo cubierto de barro y que logra protegerlo.

Daniel despierta después de la acción con Devon y tras ser informado por las mujeres de que Devon había quedado embarazada, amenaza a Elektra de que lo libere o mataría a Devon para impedir que naciera el niño que tanto deseaban. Estas acceden, pero lo dejan salir solo a él, tras darle el antídoto, este corre hacia el hospital de SHIELD, pero parece ser demasiado tarde pues, su hermano, no parecía salir del coma causado por el veneno.

Phauna y Eon seguían peleando contra el otro grupo de purificadores que los atacaban. Ven que la mejor opción era intentar retirarse, así que huyeron dirigiéndose al aeropuerto para viajar en el jet. Sin embargo, al llegar, el lugar parecía extraño y vacío. Resultó ser una emboscada y comenzaron a recibir balazos de nuevo. Eon los protegía con su pantalla de luz, sin embargo en el fragor de la batalla, Eon no puede negar sentir sentimientos por la chica, quien no dejaba de lanzar a sus bestias. En ese instante, un soldado saca un sable de diamante y se lanza contra Eon, pero Phauna lo hace contra éste, disparándole y dejando a la chica a escasos centímetros del chico, con sus labios a punto de tocarse. En ese momento Ivan recibe una bala en el hombro, por lo que se rompe el momento y deja a ambos distraídos frente a un nuevo soldado con cuchillo que se lanza contra ellos. Phauna se interpone entre el sujeto y Eon, recibiendo la punción en el estómago, lo cual fue respondida con un rayo de luz que tumbó al asesino. Eon corre a agarrar por los hombros de la herida Phauna quien le susurra "Nos vemos, Ivan".

Eon se desmayó y al despertar, dolorido por la herida de bala, lee una nota que le había dejado Phauna antes de que partieran a su misión, dejó salir una lágrima, se despidió y volvió a dormir.

Algunos días más tarde, Eon se encontraba en su mansión, Alice le esperaba en la cocina, no habían hablado en días, y estaba decidido a completar su misión. Alice le dice que si se va no la encontrará a la vuelta, pero Ivan no hace caso y se marcha de la habitación.

Siete Meses Después

Daniel ha ascendido en SHIELD, Fall sigue fugitiva y Jake no ha salido del coma. Sin embargo, mientras Hate visita a su hermano, encuentran pistas acerca del paradero de Devon, así que Hate se prepara y sale corriendo. Por el camino coincida con Tony, quien se ofrece a acompañarlo, pero Hate lo rechaza. Tony, recoge a su pupilo, Samuel Peterson, el chico de barro que lo salvó hace siete meses, y juntos montan en una pequeña nave para seguir a Hate y evitar una posible emboscada.

TRAMA

Esta trama está parcialmente incompleta, las secciones ausentes se deben completar con el resumen de la trama.


Nuevo genesis: Shinning abyss (Neo X) - Página 6

La hermosa mujer azul se acerco a Daniel.

Raven: Chico, por tu cara de felicidad podría jurar que mueres de deseos de encontrar a tu mami, ¡¿verdad?!


Jake la miró fríamente, sin la más mínima sonrisa. Mientras, Daniel intentó fingir un estornudo.

Lobezno: Chicos, entonces, no estoy muy seguro de la cordura de Shaw, al ponerlos en esta misión. Creo que será mejor que hable con él.

Jake: No. Le aseguro que en toda la organización no hay nadie como nosotros que quiera ver tras las rejas a Madame.


Raven sonrió levemente. Mientras, James fruncía el ceño y sacaba un expediente de un cajón de su escritorio.

Lobezno: Niños, su madre es una de las mujeres más buscadas por SHIELD a nivel internacional, así como por la dinastía M. Ha cometido muchos actos terroristas, y estamos seguros de que aún se encuentra en alguna parte de Norte América.


El holograma de un mapa apareció en el escritorio.

Raven: Los puntos rojos son los lugares que ha atacado en el último mes, y la línea punteada en verde es el camino que creemos que ha seguido.

Lobezno: Yo, ahora, tengo un asunto que atender, y volveré mañana por la mañana, así que saldremos temprano. Es muy peligrosa y tambi…

Jake[4]: No señor. No esperaremos más. Si quiere, mañana puede alcanzarnos, pero nosotros saldremos hoy.

Raven: Insolente.

Lobezno: No, Raven. Déjalos. Si así lo quieren, un equipo de asalto los acompañará. Raven, desígneles un vehículo de inmediato.


En un vehículo aéreo especial, surcando la costa este de USA, se encuentran los dos hermanos Minor, acompañados de un pequeño ejército de SHIELD.

Jake: Mira las lecturas del radar. ¿Te parecen conocidas?


Daniel fija su mirada en el radar, al mismo tiempo que pone cara de sorpresa.

Daniel: Esa es la nave…base-móvil de los Purificadores, ¿no es así? Ahí debe estar Madame.

Jake: Así es. Ha llegado el momento de tomarla por asalto. Afortunadamente, su campo de ocultamiento no engañó los radares de esta cosa.

Daniel: ¡¿Crees que debamos informar a la base, y esperar a que lleguen más unidades?!

Jake: Claro que no. Debemos aprovechar, y tomarlos por sorpresa. Soldado, posicionenos justo sobre esa nave del radar.


El soldado mira con sorpresa a Jake, al igual que Daniel, que, al parecer, no entienden lo que tiene planeado.

Daniel: ¿No crees que lo mejor es atacar a la nave, y hacerla caer? Así podremos entrar en ella.

Soldado: Así es, Señor. Esta nave está más que dotada del armamento necesario[5] para derribar esa cosa.

Jake: Si hacemos eso podrían activar el campo de fuerza y escapar. Tenemos que comenzar el ataque desde dentro.


Tanto el Soldado como Daniel quedan sin palabras[6].

Soldado: …Ya estamos en la posición requerida.

Jake: Perfecto.

Daniel: ¡¿Qué intentas hacer?!…oh, ya entiendo. ¡Detente![7]

Jake: Sujétate a algo, hermanito. Y no te preocupes por mí.


Jake abre la compuerta superior, del jet de última generación, y se lanza hacia abajo.

Daniel: Maldito maníaco. Regresa aquí —grita Daniel por el comunicador.

Jake: No te preocupes, Daniel. ¿A caso olvidas mis poderes? Solo tengo que concentrar toda mi energía en hacerme invulnerable.


Desde la pantalla del jet, Daniel ve a su hermano caer como bala, destruyendo el techo de la nave enemiga, que, de inmediato, se hace totalmente visible. Daniel toma una mochila de propulsor.

Daniel: Quiero que cinco soldados vengan con nosotros. Los demás monitoricen la situación desde aquí y esperen mi señal para atacar, o para entrar, si la nave cae.


Daniel sale volando rumbo a la nave, donde encuentra a su hermano utilizando una fuerza titánica mientras noquea a todos los agentes que lo atacan, y destruye toda la nave.

Jake: ¡…Y decias que era mala idea! Ese impacto me ha saturado de energía.


Lobezno camina por los pasillos de SHIELD Va a tener una charla, vía satélite, con un nuevo "integrante".

Se enciende un monitor en la nave pilotada por Antonio Cozzetti.

Lobezno: Cozzetti, ¿no?

Tony: ¡¿Dónde estan mis compañeros?!

Lobezno: ¿Ya le explicaron la misión, y demás?

Tony: Sí.

Lobezno: Entonces está todo dicho. Nos vemos en un rato. Le recomiendo poner el piloto automático y dormir un poco, saldremos mañana a primera hora.


Algunas horas antes.[8]

Le Cacciatori se encontraban en una sala de SHIELD Europa, esperando los detalles de la misión sobre Madame Fall. Cuando, de pronto, se activa un sistema de seguridad con láseres, robots, sierras y demás.

El grupo pelea de forma desesperante y todos sus integrantes son capturados, excepto Tony. Éste se dispone a rescatar a su grupo, pero un gas narcótico envuelve la sala, dejando a todo ser vivo inconsciente.

Dos horas después, Tony despierta en una especie de Sala blindada, aprisionado por unas cuerdas y sentado frente a un grupo de monitores.

Por un intercomunicador se escucha una voz autoritaria:

—Sr. Cozzetti, como sabrá lo trajimos aqui para cumplir una misión, pero necesitamos garantías. Después de todo, su grupo es uno de los más buscados últimamente. No se preocupe, sus colegas se encuentran bien, pero no por mucho tiempo si no hace lo que le decimos.


En el monitor aparecen imágenes de celdas, en cada una de ellas, un compañero. Luego, estas imágenes son remplazadas por unos planos y fotografías de una base móvil.

—Esta es la base móvil de los Purificadores, donde suponemos que está Madame Fall. Si quieres que tus amigos se encuentren bien debes reunirte con el escuadrón, mañana por la mañana, ingresar en esa base y ayudar a capturar a esta terrorista. Una vez que esa misión esté cumplida, tus amigos serán libres, y tú puedes aceptar nuestra propuesta de trabajo o entregarte, de una vez por todas.


Luego, otro gas debió haber impregnado la habitación, pues cuando Tony volvió a despertar, se encontraba en un aeropuerto con un uniforme, delante de sus ojos, y colocado[9] para pilotar la nave.

Tony decidió hacer caso a la recomendación. Puso el piloto automático y se recostó a descansar. El día siguiente sería un día largo.


Daniel: Si, Jake, puedo notar que el impacto de esa caída te llenó de energía, pero ¿podrías tener más cuidado?


En el momento en que Daniel dice esto, Jake usa su fuerza para levantar el suelo de metal y usarlo para protegerse de los disparo. Mientras, salta hacia abajo, a la sala de carga, encontrando todo el armamento de los Purificadores.

Jake: ¡Wow! Creo que ni siquiera SHIELD tiene tantas armas como en este lugar. —Dice sorprendido. Mientras, Daniel evade algunos disparos de los Purificadores desde arriba.


Daniel, a través de su comunicador, les da órdenes a su hermano y a los soldados que entraron bajo su mando.

Daniel: Jake, cuida de esa parte de la nave. Que no puedan obtener más armas. Si es necesario, tira al mar todo ese armamento.

Jake: Supongo que nunca serás el señor ecología, ¡¿verdad?!

Daniel: Unidades de asalto, ustedes encarguense de todos los Purificadores que puedan. Usen tanto sus habilidades militares, como sus poderes mutantes[10]. Cúbranme mientras me adentro en la sala de mandos.


Daniel estira su brazo para alcanzar una vara en el techo y lanzarse hasta la puerta, que lleva hacia la sala de mandos. Mientras, hace denso su otro brazo para protegerse de los disparos. Al llegar a la puerta, golpea a un soldado y le dispara a otro, hasta, al fin, entrar a la habitación y cerrarla, para que nadie más entre. Se acerca a una figura, en las sombras, que se encuentra sentada en una silla y, apuntando con su arma, grita:

Daniel: ¡¿Madame?! Entrégate de inmediato. Toda la nave ha sido tomada[11], y un jet de SHIELD está fuera, esperando para llevarte a prisión.

???: Lo siento, Daniel, pero, de verdad, el traje que usan en prisión no me favorece mucho, que digamos —dice la mujer en la silla, al mismo tiempo que se da la vuelta, dando una patada a Daniel—. Y también siento decepcionarte, pero yo no soy tu querida mami.

Daniel: Devon, debía suponer que te encontraría aquí, protegiendo a mi madre. Dime, ¿dónde está?


Devon saca su espada. Mientras, Hate se levanta del piso y saca su arma.

Devon: Daniel, he trabajado para tu madre por mucho tiempo. ¡¿De verdad crees que la traicionaría diciendote sus planes?!


Devon salta, y, pateando desarma a Daniel. Él hace denso su puño, para golpearla, lanzándola contra una puerta.


Daniel: Mi madre es una maníaca que debe ser detenida. Aunque no sé por qué me sorprende tu devoción hacia ella, si has sido su protegida desde hace años, y eres una maniaca mata-mutantes como ella.


Devon se propulsa[12] hacia Daniel, cayendo frente a él. Devon lo golpea con su espada, mientras Daniel hace su brazo lo más duro posible. Aun así, Devon logra cortarlo.[13][14]


—Todo un éxito. Fue increíble. La gente lloraba con "Trate lo increíble".

—¿SI? Ah…qué bien.

—Por supuesto. Digo…¡hasta tú lloraste! Si sigues así, en verdad podrás llegar a ser el gran ídolo de, por lo menos, los últimos cinco años de la industria.

—Sí, ok.

—…Y después reinarás, casandote con Lorna. Y serás parte de la casa de M. Probablemente gobernando Rusia, y extendiendo tu dominio político hasta galaxias lejanas…¡llegando a convertirte en una entidad cósmica!

—¡Oh!, genial.

—Mmm… Vamos, Ivan. Despierta, hombre. Has estado idiotizado desde que terminó el concierto. Sé que estuvo increíble, pero ya…reacciona.

—Estoy despierto, Dursaff. Es solo que estoy pensando en otras cosas.

—¿Sí?, ¿en qué? Mmm…espera un momento, ¡estás así desde antes del concierto! Ahora que recuerdo, creí que estabas cansado, pero a veces parecías muy despistado. ¿Qué tienes en mente? Es algo con Alice, ¿no?

—No, mmm…no lo se. Podría ser. Podría ser algo que tenga que ver con todo, no solo con Alice. Tal vez se trate de perder más de lo que quiero.

—¿Perder? ¿De qué hablas? Yo, no sólo como tu agente sino como tu amigo, te tengo que decir que estás subiendo como la espuma. Con la particularidad de que tienes el talento, y das de ti lo suficiente, para quedarte, por mucho tiempo, en el negocio. ¡Mucho, mucho tiempo!

—Pues sí. Mmm…tal vez deba de concentrarme en eso, y dejar que los demás resuelvan sus problemas.

—Así es, amigo. Deja que otros sean superhéroes. Tú eres un ídolo que, por cierto, trae buenos mensajes al público, así que haces tu parte, ¿no?


Eso le caló hondo a Ivan. Él siempre quiso hacer más, ayudar más. Sin embargo, ahora tenía que pelear contra la autocomplacencia de "hacer lo suficiente". Sin embargo, también tenía en cuenta sus logros actuales y, sobretodo, su amor por Alice. Era mucho que arriesgar, así que la balanza estaba inclinada. Sin pensar más en el asunto se dispuso a bañarse.

—Entonces, ya que se te pasó el lapso filosófico, podemos pasar a negocios. En el concierto de esta noche, harás un dueto con una lindura llamada: Phauna Jones. Es una "nosequé" exótica, de voz profunda y suave. ¡Diablos! La mujer es bellísima. En verdad es que no sé cómo te gusta eso de ser fiel.

—¡Ya te lo dije: solo a ella! Nadie más se lo ha merecido, ni lo hará. La amo tanto…

—Pues me hubiera gustado conocerte antes que ella. ¡Ja, ja!

—Calla, y mejor dime el horario y lugar.

—Ya lo sabe tu chófer. Tú solo termina de desvestirte y bañarte.

—…Fuera del cuarto[15].

—¡Ok, ok! Yo sólo decía…

—Dije fuera, no invisible.

—¡Ok! ¡Uff!, ¡qué carácter! Mejor no te hubiera dicho nada, y me hubiera quedado como la vez que ejercitabas desnudo, ¡ja, ja, ja!


Dursaff se agacha rápidamente, esquivando un rayo de luz, y sale corriendo de la habitación mientras ríe a carcajadas. Ivan solo gira los ojos, mientras se mete a bañar. Una hora después, ya está en el auto, de camino al teatro de la Reforma. Llega corriendo, y se dirige tras vestidores, para conseguir el equipo de audio. Cuando voltea, y queda boquiabierto con una belleza de lo más exótica: Preciosa y con rasgos imperiales de tigresa. Ella lo mira, como si fuera poca cosa: De arriba a abajo, y de abajo a arriba. Le sonríe lentamente,, mientras que él trata, al punto de sudar, de controlar sus destellos. Al ver la cara que pone, la joven suelta una risita coqueta mientras lo mira fijamente:

—Entonces…tú eres Nikolev, un…¡je, je!…un placer conocerte. Y dime, ¿cuál es tu poder? ¿babear antes de hablar?

—Eh… Hola. No…no. Mi nombre es Ivan, ¡je, je!.


—Mucho gusto Iver. Espero hayas practicado, porque no quiero estar dando excusas a la prensa el día de mañana. Por cierto, ¿entrarás vestido así?

—Em…, me llamo Ivan, no Iver, y sí, sí he practicado. Además, no necesito practicar mucho porque soy bueno en esto. Respecto al traje, a mi me agrada bastante ¿a tí no?

—¡Jum! No es santo de mi devoción, pero si a tí te gusta… Respecto a lo de tu canto: Los gallitos se ven en la cancha, así que dentro de unos minutos sabremos si eres, o no, tan bueno como dices.

—Je, je. Bueno, no me has dicho tu nombre, ¿o solo eres Phauna Jones?

—María Phauna Jones De La Cruz, dama hecha y derecha.

—Bueno, María, mucho gusto. ¿Es, acaso, esta tu primera actuación?


Phauna miró directamente a los ojos de Ivan, y luego descendió su mirada hasta llegar a sus zapatos. Un gesto despectivo y una boca torcida acompañaron a esta acción.

—Primero: ¡No! soy María. Ese privilegio se lo otorgo a mis amigos. Segundo: ¿Estás insinuando[16] que soy una "wannabe", amateur, inexperta[17]?

—¡María, Maria y Maria! Bájate de tu nube. No he dicho que seas una inexperta, solo pregunté. Pero, si te sientes representada con la palabra…

—Niño, niño. No se meta conmigo, que no quiero luego dejarlo con 30 dientes menos y una cita con el cirujano plástico.

—¡Ja, ja, ja! ¿Y qué piensas hacer? ¿Golpearme con tu ínfima cartera?, ¿o, tal vez, me magullarás con tu pretencioso maquillaje? ¡Ya lo se! ¡Llamarás a tus guardaespaldas a “intentar” hacerme algo! ¡Ja, ja, ja!

—Niño, no necesito de nadie para que haga mi trabajo. Ahora espero que no se queje por lo que le haré…

—Hacerm…


Súbitamente, la palma de la mano de Phauna golpea la mejilla de Ivan y logra volcarle la cara. Inmediatamente el ruso captura las muñecas de Phauna y logra estabilizarse por unos segundos. El ardor de la mejilla le arranca una expresión doliente. Donde alguna vez estuviese, momentáneamente, la palma de Phauna, ahora había, en cambio, el tatuaje carmesí de su mano.

—Maldita. No sé cómo has logrado golpearme tan rápido, pero déjame decirte que tu suerte acaba aquí. Si pretendes dañarme necesitaras algo más que un desapercibido manazo.

—Como quieras…


Un rugido conquista el silencio. Una luz emana inmediatamente del cuerpo de Phauna y el cuerpo de Iván sale despedido contra una pared. El duro contacto contra la pared le roba el sentido de ubicación, pero aun así se reincorpora presto. Asustado, ve como una figura iluminada, al lado de Phauna. Le parece ver un jaguar, o un tigre, y se frota los ojos para eliminar la borrosa vista.

—¡Demonios! No sé cómo has logrado traer a tu gatito, pero no creas que me asusta.

—Mambo, muéstrele al niño porque usted es mi adulado.


Al son de la orden, el felino salta directo al ruso, quien, solo por unos centímetros, logra esquivar el letal zarpazo lanzado. El felino no espera ninguna señal más y ataca asiduamente a Ivan. Varios zarpazos logran rasgarle la ropa, pero los ágiles movimientos del ruso le logran evitar las heridas. Phauna levanta un puño y Mambo se para frente a Ivan. Ahora éste se encuentra entre el felino y la pared. Mambo tersa sus psiónicos músculos y ruge. Una melena le empieza a crecer al león, y su cuerpo comienza a expandirse. Fieros ojos dirigen una altanera mirada a Ivan, como el rey de la selva lo hace.

Segundos pasan, como si fuesen una eternidad. El león y el ruso entrecruzan miradas, esperando el primer movimiento del contrincante. Los músculos[18] del felino empiezan a tersarse. Una posición de obvio ataque que arranca una gota de frío sudor en la frente de Ivan. En un ágil ataque, el león logra golpear de frente a Ivan, pero éste está protegido por una pantalla de luz. Su cuerpo emite un brillo cegador, causando la temporal parálisis de Phauna y del león. El momento es perfecto y la oportunidad indesaprovechable. Ivan lanza dos rayos de luz que golpean a sendos enemigos.

—¡Maldito! ¡Mi ropa! ¡Mi león! ¡Mambo, ven a mí!


El león no se hizo de rogar, corrió hacia donde su ama y es absorbido por ésta. Ivan y Phauna estaban, ahora, frente a frente.

—Defiéndete, niño.


Phauna retrocede unos pasos. Ivan se pone en guardia y una nueva pantalla de luz le rodea. Phauna mira al techo, cierra los ojos y emite una trompetada, cual manada de elefantes. Una leve silueta celeste, de un elefante, parece rodearla. Ella enfoca sus ojos en Ivan y comienza a caminar. Sus pasos son pesados y retumban detrás del escenario. Sus pasos se aceleran al unísono del corazón de Ivan. Éste último decide concentrar su pantalla de luz para evitar cualquier daño, pero Phauna ya ha comenzado a correr en su dirección, como si fuese un elefante furioso. Ivan cierra los ojos, y Phauna golpea con el hombro la pantalla de luz. El golpe es tan intenso, y pesado, que empuja a Ivan hacia la pared, dejándole aturdido, nuevamente.

—Te lo advertí, niño. No soy una dama cualquiera.


Ivan siente una furia correr por sus venas, y su brillo comienza a resplandecer nuevamente. Lentamente se incorpora y alza la mirada hasta cruzar, con los ojos, la de Phauna. La ira hace titilar sus pupilas.

—¿Te dedicarás a mirarme feo niño, o harás algo?

—¡Je…!


Rápidamente, Ivan lanza un rayo de luz que golpea en el hombro a Phauna. Ésta devuelve el ataque, rugiendo como felino, lanzándose al ataque con sus, recientemente adquiridas, garras psiónicas. La lucha se torna física y sin distancia. Las prendas de ropa empiezan a tener bajas y pronto quedan casi al descubierto su entera desnudez.

Ambos se tienen agarrados de la mano. El enfrentamiento está empatado. Se miran quedamente, se paralizan, y no deja que ningún movimiento emane de sus personas. El sudor recorre ambos esculpidos cuerpos con prístinas gotas. Un aroma a tensión conquista el ambiente. La respiración hace que los perfectos, y circulares, pechos de la exótica dama asciendan y desciendan en una danza hipnotizadora. Los tersos bíceps del musculoso ruso exhiben una muestra de preparación y fuerza. Ambos cuerpos se encuentran pulidos, cual estatuas en mármol.

De pronto, el mánager[19] entra a la habitación y, en su sorpresa, deja caer el cuaderno con sus anotaciones.

—¡Demonios! ¡¿Qué ha pasado con su ropa?!

—Em… Ha habido un percance entre el joven y yo. Ahora, por favor, tráenos algo de ropa.

—No hay tiempo. Les toca ya a ambos. ¡Ahora mismo!


Tony arriba a la central de SHIELD, toma sus cosas y se encamina a ver a quienes le informarían de más detalles. Caminando por los pasillos ve a alguien que se encamina, muy rápido, a las zonas de los jets.

Wolverine: A un lado. Tengo prisa.


Tony se aparta y Wolverine continúa su camino muy apresurado.

Cozetti continuó su camino. Se dirigió a la sala que le habían indicado desde la nave. No era muy grande, solo había una silla en el centro. La sala no parecía tener ningún sistema de seguridad, ni nada. Pero Tony, recordando lo sucedido anteriormente, no se sentó, ni quitaba su mano del bolsillo, donde tenía unas cuantas piedras[20]. Al rato la puerta se abrió e ingresó una extraña mujer de cuerpo azul.

Mística: Cozzetti, ¿no?

Tony: Ajá.

Mística: Me agrada tu puntualidad, dado el hecho de que no tenemos tiempo. Saldrás inmediatamente hacia las coordenadas que, en este momento están ingresando a tu nave con el piloto automático. Después de todo, no podemos dejar que un delincuente pilotée una nave libremente. Hasta podría escapar y destruir la central europea de SHIELD Bueno, basta de tonterías, te reunirás allí con unos agentes nuestros. Márchate, ¿qué estás esperando, cariño?


Tony hace lo indicado, ya por inercia que por otra cosa. Este juego no estaba gustándole nada, pero sus amigos lo necesitaban.


—¡Con ustedes, el nuevo talento de la canción y la diva de la balada y el soul!…¡Iván y Phauna!


La escenografía se abre lentamente, mientras las luces de colores toman diferentes formas en el suelo y paredes del escenario. En medio, se abre una compuerta de donde ascienden un par de microfonos, mientras que, de cada lado salen Phauna e Ivan respectivamente. Ambos traen la ropa hecha girones. Sin embargo, Phauna logra acomodar todo su vestuario para que parezca un traje exótico, con tiritas colgando. Ivan, por su parte, se quita lo que le queda de camisa y genera un brillo plateado muy leve sobre su torso, que se refleja en su pantalón negro de cuero. Mientras, el público enloquece, incluso se distinguen algunos gritos de "¡Sí, es mutante!" o "¡Te amo, Phauna!". De momento, empieza el solo de violín, mientras Iván toma el micrófono y entona:

Entre tú y yo…no hay nada personal…y sin embargo duermo entre mis sábanas soñando con tu olor…


Mientras que Phauna camina, muy lentamente, a su micrófono. Llega justo a tiempo para empezar su parte, como si cada paso lo tuviera medido de sobra. Al momento en que su boca se abre, pareciera que el momento se detiene.

Aunque me invente los detalles, y te encuentre en cada calle…yo te juro que no hay nada personal…

Después de un cover, tres baladas, dos temas pop y uno soul, ambos se despiden efusivamente del público, terminando con otro tema romántico, y saliendo por detrás del escenario. La noche salio "perfecta", así que Ivan está satisfecho. A lo lejos, ve a Phauna alejarse hacia las cámaras y, cuando ella lo voltea a ver, el mueve los labios con la mayor entonación posible, formando la palabra M-A-R-I-A, y dejándola con una cara realmente molesta, que disimula rápidamente. Mientras, él se retira riendo, hacia su camerino. Al entrar, exhausto, se tira al sillón y se dispone a dormir, cuando ve, sobre su mesa, una pequeña nota. Al tomarla, lo primero que nota es que es su misma letra, por lo que no puede evitar verse invadido, un poco por los nervios, y un poco por la exasperación de lo que pasa.

Esto es lo más que he podido averiguar hasta ahora, de acuerdo a los patrones mágicos que logró captar mi sire. Entre los que que recuerdan, está un monje, un controlador de la materia, un tirador, un ser fluido, un parásito con la llama de vida muy tenue, un nexo con el más allá, dos hermanos sigilosos y una cambiaformas animal.
Esto es lo más que pude obtener. Bueno, esto y algunos entornos de los mismos, que son: Un templo, el espectaculo, alguna fuerza paramilitar, su contrapartida y el futuro. Ahora sí, no esperes más que no lo tengo… Ahm, ok, ok, la mayoría tiene nuestra edad (o por lo menos la tuya) y, de cierta manera, también serán propicios sus encuentros, mas no por eso debes confiarte en que si se encuentran sabrán algo. De nosotros depende descifrar este asunto aunque, personalmente, no creo que seamos los únicos tras la pista.
En fin, ya sabes qué hacer y dónde encontrarme si es que no lo entendiste (supongo que sí). Por si las dudas tu concierto estuvo genial.
Atentamente, Tú.

Mmm…, así que el problema ya llegó a su puerta. Pues, ya que tendría que actuar, y después vería las consecuencias, …mmm…conectando cabos. Tenía al monje en el templo; En el espectáculo el… Un momento. Él no estaba contado, así que no era él. Tenía que ser alguien más del espectaculo… ¿Cambiaformas animal? —piensa e, inmediatamente exclama— ¡¿Phauna?!

—¿Tan embelesado estás en ella, que media hora después sigues diciendo su nombre?

—¡Alice! ¡Hola! ¡Qué bueno que regresaste, amor!

—¡No me toques! Primero cuéntame, anda… ¿Qué tal estuvo Phauna? ¿Es buena %&#&/*?

—¿Eh? ¿De qué habla?… ¡Ah!, no paso nada. Oye, espera, Alice ¿Estás celosa, bebé?

—Claro que no, tonto. Sabes muy bien que, en cualquier momento, te dejo sin miramientos. Pero claro, ahora que tienes a esa no te importará mucho.

—Calma, Alice. En verdad que no hice nada de nada.

—…Bien, te creeré, solo porque eres un encanto y me acompañarás a ver a Darren Hayes[21]. ¡Je, je!…Claro, solo que no se te antoje hacer un dueto semidesnudo con él.

—Ja…ja. Para nada, y ya, deja eso.

—¡Oh! Sé que lo amas. Pero es ¡mío!

—¡Ja, ja, ja! Tonta. Mejor ven y dame un beso, y…mmm…creo que no te podré acompañar.

—Déjame adivinar. Irás a ver a la tal "Pajuda", la mu' "exótica". ¡Uy!

—Claro que no. Es solo que tengo algunas cosas importantes que hacer. Cosas que tienen que ver con "Tremere".

—¡Oh! Ya, ya. Bueno, mmm…pues te acompañaré.

-Mmm…no lo sé, preciosa. Mejor, tú ve a saludar a Hayes. Yo, solo daré una revisada a algunas direcciones. Te prometo que, si es algo interesante, vamos juntos.

—Recuerda que, si haces algo que no me agrade, te patearé el trasero, animalito del monte.

—Qué lindo ¿Es tu forma de ser tierna, o tratas de poner el ambiente romántico?

—Mmm… ¡Je, je, je! ¡Arg…![22]


Mientras tanto…

Devon: Niño, solo es cuestión de tiempo. Y tu madre dice que ella no engendra mutantes[23] —bromea.

Hate: Hablando de mutantes[23]…¿no se te hace que eres demasiado rápida, y tienes muchos reflejos?, sin mencionar que eres muy fuerte y resistente. Digo…ni la mejor agente de Hydra, ni la mejor ninja de La Mano podrían llegar al límite que tú tienes. Esto es muy extraño[24]. Digo…no quiero pensar mal de una orgullosa "homo sapiens" que aborrece a los "homo superior"[24].


Devon reacciona ante aquellas palabras con sorpresa[25].

Devon: No uses juegos de palabras conmigo, niño. No funcionan[22].


Devon se lanza contra Hate, veloz y letal. Mientras, Hate logra contenerla. Ambos son muy buenos luchadores, pero ella es villana, hará trampas.

Hate: Nena, eres lo mejor que me pudo pasar. Eres muy buena.

Devon: No soy muy buena, cariño. Soy la mejor[23][22], y estás en problemas.


Ella, al estar cerca de él, lo besa. Él, sin pensarlo dos veces, a pesar del riesgo, le corresponde, solo para, de repente, sentir como que le chupan energía. Y, después, es lanzado, de un golpe aún más fuerte de los que ella da.

Hate: ¡Argh![26] ¡¿Qué me hiciste?!

Devon: Solo un truco ninja[22]. Nada del otro mundo.

Hate: Eso no fue ningún truco ninja. Fue algo más. Ella tiene habilidades más allá de las humanas. Pero, ¿cómo rayos…? —piensa.

Devon: En realidad, crees que soy especial. Vaya, eso es un halago viniendo de un caballero.

Hate: Es como si hubieras leído mi mente… ¿Estás totalmente segura de tu humanidad?[24]


Daniel sonrió levemente.

Daniel: Chica, ¡¿sabes lo que haría Madame Fall si supiera mis sospechas?! Creo que te quitaría la piel viva, o algo así, por haberle mentido. ¡¿No es así?!


Devon puso la cara seria y sacó su espada. En un movimiento rápido, se la encajó en un hombro a Daniel.

Daniel: ¡Argh! Niña, eres más buena de lo que pareces, pero me sorprendería que mi madre…fuese tan…no haya descubierto tu pequeño secreto.

Devon: ¡Cállate!, maldito engendro.


Devon dio otra estocada, que logró rozar a Daniel. Mientras, Daniel sujetaba su hombro, que estaba sangrando.

Mientras tanto, arriba…

Jake hacía una demostración titánica de fuerza. Parecería que no le importara la supervivencia de nadie, pues comenzaba a hacer pedazos la base. Los soldados disparaban, pero poco le hacían gracias a la intervención de los demás soldados.

Al salir del agujero, Jake se encontró a dos soldados más, de los cuales se encargó rápidamente con un golpe al mezclar su fuerza y su velocidad, pero, repentinamente, oyó el ruido de un arma de plasma a su espalda.

Purificador: ¡Muere, maldita basura! Ya tenemos tu firma biológica, así que no escaparás —dice uno de los dos soldados con un gran arma, apuntando y a punto de ser disparada.

Jake: ¿No creen que podríamos arreglar esto de otra forma? Una en la que yo no quede como dona.


Repentinamente, los dos soldados cayeron al suelo mientras sujetaban sus cabezas. Una de las agentes de SHIELD se quitó su casco y sonrió.

Cassandra: Bueno, Jefe, no podía dejar que esta basura le hiciera puré. Mucho gusto, soy Cassandra y creo que lo mejor es que salgamos de aquí.


La chica miró fijamente a Jake, con una gran sonrisa pícara, mientras sus manos brillaban. Repentinamente, dos soldados salieron tras Cassandra.

Jake: ¡Cuidado, chica!


Jake corrió hacia Cassandra, para defenderla, pero ésta apuntó sus manos hacia los dos soldados que estaban tras ella, y los dos soldados cayeron sujetando sus cabezas.

Cassandra: No te preocupes. Sé cómo cuidarme, y mi poder mutante me ayuda mucho. Ahora mismo aumenté sus impulsos bio-eléctricos, tanto que sus cerebros se frieron, prácticamente. Pero es bueno saber que hay un hombre aquí para cuidarme.


Cassandra sonrió y se acercó, aún más, a Jake, quedando a punto de besarlo se retiró, dando la espalda y saliendo de la sala.

De nuevo en la Sala de Mandos.

Daniel: Pero, ¡¿sabes qué?! Me das asco. Personas como tú no deberían vivir. No puedo creer que estés con esa lunática, para exterminar a toda tu propia especie.

Devon: ¡¿Te doy asco?! Yo no creería eso después del beso que me acabas de dar. De hecho, creería que me deseas[27].


Daniel sonríe[22].

Devon: Ahora, quédate quieto mientras te arranco tu bella cabeza.

Daniel: Lo siento, niña. Me quedaría para que me hicieses lo que quisieras, pero lo que ahora necesito es tener una reunión con mi madre.


Sujetándose el brazo, Daniel sacó, con su otro brazo, un arma de la pierna izquierda y le disparó a Devon, pero ésta evadió los disparos rápidamente. Daniel aprovechó para acercarse, hasta besar a Devon de nuevo.

Daniel: Ahora. Creo que nuestro equipo de telépatas ya tuvo suficiente tiempo para obtener la información de la posición de mi madre, así que…bye.


Daniel lanzó una pequeña bomba, que dio contra el centro de mandos. La base aérea se movió bruscamente y la explosión lanzó a Dev al suelo, mientras Daniel usaba su arnés para subir hacia un agujero en el techo.


La nave de Tony no tardó mucho en llegar. Muchos de los soldados de SHIELD estaban preocupados por la llegada del nuevo vehículo, deseosos de saber quién lo piloteaba.

Cassandra: Tranquilos. Son los refuerzos que Mística dijo que llegarían, pero lo han hecho un poco tarde.


Tony descendió de su nave, para ingresar a la otra. Muchos soldados lo miraban con caras extrañas. Uno de estos lo llevó hasta la sala donde se encontraban Daniel y Jake.

Daniel: Así que tu eres el chico nuevo, ¿eh?

Tony: Eso dicen. Antonio Cozzetti, un gusto —Dijo mientras estrechaba sus manos.

Daniel: Yo soy Daniel, y él es mi hermano Jake.

Soldado: Disculpe, jefe. Aquí está la ficha del chico nuevo.

Jake: Gracias. Mmm…ejem… Aquí dice que eres ¿un estafador?

Tony: En realidad era el líder de un grupo de mutantes cazarrecompensas. Tomábamos los casos que SHIELD no quería tomar, y los hacíamos de forma muy oculta. En uno de esos casos engañamos al propio SHIELD para satisfacer a un cliente.

Jake: …Así que debe ser por eso.

Daniel: ¿Y por qué estás aquí, chico?

Tony: Me llego una carta de SHIELD donde le pedían ayuda a mi grupo, y nos citaban en la base de la compañía. Nos engañaron y apresaron a todo el grupo, excepto a mi, que logré escapar. Me narcotizaron y ordenaron ayudaros en ésta misión, a cambio de la libertad de mi grupo.

Daniel: ¿Y qué les hace pensar que necesitaremos ayuda?

Tony: La necesitarán. No vencerán tan fácilmente a Madame Fall, que tengo entendido es vuestra madre. Solo han hecho caer una de sus tantas bases. Y no creo que hayan muerto todos.

Soldado: Comandantes, vengan a ver esto. Algunas de las naves salvavidas de la base de Fall están escapando.


Los tres se dirigen a una ventana, y ven a cinco naves alejándose.

Daniel: Sigámosles rápido. Hay que vencerlos.

Tony: Déjenme el asunto.

Jake: …Como si pudieras hacer algo.

Tony: Observen y verán.


Tony corre hasta una parte abierta de la nave. Toma sus cuatro piedras y las lanza con gran destreza y elegancia. Cada piedra impacta en los tanques de combustible de cada avión, haciendo que cuatro de éstos exploten, mientras solo uno logra escapar.

Daniel: ¿Cómo has hecho eso?

Tony: Mi poder me permite lanzar objetos, con mi psicoquinesis, como si fueran balas, a más de 5000 metros de distancia. Pueden llamarme Il Tiratore.


Antes de la llegada de Tony Jake y Cassandra salieron de la bodega corriendo, mientras veían como un arnés se clavaba en el techo cerca del agujero hecho por Jake.

La mayoría de los soldados ya habían salido. Daniel salió por el arnés. Esau tomó en sus brazos a Cassandra y, demostrando gran agilidad, saltó hasta el techo. Devon salió de la sala de mandos, pero solo a tiempo para ver como Daniel y Cassandra usaron sus propulsores para escapar. Mientras, Jake se lanzó hacia el agua.

Cassandra: ¡Jake!

Daniel: No se preocupe, soldado. Él sabe lo que se hace. Siempre le gusta hacer cosas como esas para ganar energía, aunque ahora debe de estar algo agotado.


Al llegar a la superficie, Cassandra corrió hacia la costa, junto al mar, y esperó hasta que Jake saliera. Poco después, el vehículo de SHIELD aterrizó, y todos los soldados salieron y atendieron a los heridos. Mientras, Daniel miraba hacia el horizonte, esperando ver qué pasará con Devon.

Nuevo genesis: Shinning abyss (Neo X) - Página 7

Posterior a la llegada de Tony.

Daniel entró a la nave de inmediato. Mientras, Cassandra se mostraba muy preocupada por Jake, quien intentaba hablar con Tony.

Jake: Así que eres un criminal, ¡¿eh?! Bueno, no me debería de sorprender que SHIELD, ahora, congenie con ladrones. Pues es increíble lo que los criminales hacen para que les rebajen un par de años de sentencia.


Tony miró desafiante a Jake, quien no disimulaba que no confiaba en el nuevo. 

Tony: Yo no necesito que me rebajen ninguna sentencia; pues lo primero que tendrían que hacer es capturarme, y eso es imposible. Yo trabajo para mi propio beneficio. 

Jake: Dinero es lo único que les importa a los tipos como tú. ¿Sabes?, en este mismo momento podría atraparte yo mismo.

Tony: Pero no lo harás, o tus jefes se enojarían contigo. Y los soldados como tú son como perros, fieles al amo.


Jake estuvo a punto de dejarse ir contra Tony, pero Cassandra lo detuvo. En ese momento salió Daniel del jet.

Daniel: Me comuniqué con la Señorita Raven. Primero, efectivamente el Señor Tony ha sido asignado para ayudarnos por consejo de SHIELD Europa, así que vendrá con nosotros, y ya cálmate Jake. Segundo, nuestros telépatas tuvieron éxito. Lograron obtener la localización del próximo objetivo de Madame.

Cassandra: ¡¿Es decir que la localizamos?!

Daniel: No exactamente, pero ahora sabemos en qué área encontrarla y cómo detener su próximo plan, antes de su ataque definitivo… —Todos miraron a Daniel algo confundidos.— Su plan contra House of M.


Mientras tanto, en otra parte.

Se ve una silueta familiarmente sexy[27].

Devon: ¡Maldición! ¿Qué me pasa? ¿Por qué no puedo dejar de pensar en Hate? ¿Por qué no pude matarlo?[28]


Cuando, de repente, es atacada por un comando ninja.

Devon: ¿¡La Mano[28]!? ¿Qué demonios quieren de mí? Diganle al supremo que no me uniré a ellos de nuevo. Me gusta la vida, y gobernarla,…mientras que ustedes quieren acabar con ella. Así que los invito a retirarse. Hoy no quiero destripar a nadie.


Los ninjas se abalanzan contra ella y la empiezan a atacar. Ella, con toda facilidad, los empieza a evitar y, desenvainando su espada, comienza la matanza[22].

Devon: Si ya están muertos, ¿qué más da?[22]

Ninja 1: Esta vez no te queremos, si no lo que puedas darnos… y lo que darás al mundo.

Devon: ¿De qué rayos hablas?[28]

Ninja 2: Tú le tendrás. Él nos guiará. 

Ninja 3: Él nos guiará por el camino de la muerte.


De repente, todos los ninjas son levantados por una extraña fuerza.

Ninjas: ¡Argh!


Sus terminales nerviosas son paralizadas por una presión venida de fuera.

Ninja 1: ¡Argh! Es la Reina Elizabeth.

Devon: ¿Mariposa Mental?


Mariposa Mental: Niña, vete. Ellos no deben encontrarte. Mano, quiero algo más.

Devon: ¡¿Qué…qué quieren de mí ahora?!


Mariposa Mental hace uso de sus sorprendentes habilidades telequinéticas para dejar fuera de combate a todos los ninjas, y entonces…

Psylocke: Vámonos, niña. Tenemos que ir a por Elektra, a por Howlett[29], y a por alguien a quien tú quieres mucho…[23]


Todos subieron a la nave y, en poco tiempo, ya estaban en Coney. Tony, como siempre, revisando sus armas y sólo en un extremo de la nave; Daniel en la sala de mandos, preparando un plan; Jake y Cassandra en los asientos, conversando muy íntimamente.

Al situarse sobre el lugar objetivo, la nave se detuvo y corrió el programa de camuflaje. Todos bajaron al techo de un edificio, usando sus mochilas de propulsoras.

Daniel: Bueno, ésta es la zona donde Madame F. atacará muy pronto. Éste en este lugar. Casi toda la población es mutante, así que esperamos algo grande. Tony, tú dirigirás al "equipo de asalto Gamma". Tienen que pasar lo más desapercibido posible. Tienen libertad de buscar a Madame, o pistas, por toda la zona norte de la ciudad. Jake, tú irás con…"el equipo Epsilon[30], del cual forma parte Cassandra, y registrarán la parte sur. De la misma forma, yo dirigiré al "equipo Beta", y examinaré la parte central. Si alguien encuentra algo sospechosos, actuará, solo cuando sea muy necesario, de no serlo primero contactarán con el resto. ¿Entendido?

Jake: Claro, lo que tú digas, Daniel. Ahora, Cassandra, es tiempo de la acción.


Diario de Phauna J. Día 30

Cuentan las fábulas que los animales siempre han podido sentir el peligro antes de que éste se presente. Cuentan también que sus sentidos se han afinado para ésta situaciones precarias, y han logrado ser capaces de oler hasta el mismísimo miedo. Miedo… Eso es el olor que invade el ambiente. Sí, es tan denso que puedes agarrarlo y aplastarlo con tu mano. Qué irónico que le tema a algo que, ahora, es parte de mi aire cotidiano. Je, je.

Phauna suspira y continúa[31]:

Bueno, esto va así: Hace tiempo que desperté sintiéndome rara, pero como todas las anteriores veces se lo atribui a mis hormonas. Malditas hormonas. Primero, me hacen ver gorda, luego hacen que desvaríe, y luego finalizan con un toque de "todo me hace llorar". Pero en fin… No tardé mucho en descubrir que todo se veía igual, pero abismalmente diferente. Toda mi rutina se cumplía automáticamente a la perfección. Todo encajaba con milimétrica exactitud, pero, sin embargo, era otro engranaje el que ahora giraba.
"¿Me estaré volviendo loca?" Me preguntaba un millón de veces, sin encontrar más respuesta que un gracioso comentario alcohólico: "Maldita borrachera"
Si tan solo todo fuera culpa de alguna bebida… Sé que no mejora el asunto, pero no niegues, diario mío, que si te ayuda a olvidar un poco…o tal vez a recordar más… ¡No lo sé!… ¡y tampoco quiero saberlo!
Cuántas veces el tibio abrazo del destilado alcohol me ha traído de vuelta a mi pasado. Cuántas veces he apostado por la inconsciencia a cambio de olvidar unas horas. Todo se junta y separa al mismo tiempo. Hasta el último recuerdo brota, y se desvanece, en el rítmico bailar del whiskey.
Que te cambio de tema, ¿no? Siempre lo hago, diario mío, siempre lo hago… ¿Sigo entonces? Perfecto. Ahora, toma mi mano mientras viajamos a estos últimos días.
A ver. ¿Dónde estaba?…¡ah, sí!. Bueno. Todo se veía distinto. Me sentía como una observante, ni más ni menos. Lo más gracioso es que todo pasaba mientras yo estaba allí. Dentro de ese cuerpo-robot que cumplía su rutina con impecable exactitud. Casi llegue a acostumbrarme, pero mi instinto me decía que eso no era normal. Entonces, fue allí donde me di cuenta. Yo estaba sentada, tomando un mocaccino doble, como todos los días. Don Giussepe me preguntaba si deseaba algo más. El paisaje era el mismo de siempre. Casi eran las 13, así que no tardaría en pasar el guapo Adonis, ricachón del Mercedes negro.
Me acomodé el pelo. Un poco de lápiz labial, rimel e, inmediatamente después, me dispuse a ponerle azucar al cafe. Una, dos y tres cucharaditas. ¡Paren la película! ¡Ahí fue donde me di cuenta! ¡¿Tres cucharaditas?!, ¡pero si yo siempre le pongo dos para no engordar!¡Hubieras visto el escándalo que hice! ¡Qué vergüenza! En ese momento me paré y miré hacia todos lados, como si cada centímetro de paisaje fuera extraño. Observaba mis manos, como si hubieran cambiado. ¡Hasta el auto negro que pasaba con mi platónico galán se veía distinto!
"Corre Phauna, corre", nada más se me pasó por la cabeza, hasta que llegue a mi casa. "Mi casa", mejor dicho. Entré, me duché y decidí mirarme, miedosa, al espejo. Sip, ahora era yo a la que veía al otro lado. Ahora, ya no era una observante, era una extraña en el mundo raro. ¡Raros ellos! Yo no soy ninguna rara. ¡El mundo es el raro! Yo estoy igualita. Decidí revisar ¡todo mi lindo cuerpecito!, para "chequear" que todo estuviera en orden. Ya sabes, revisión técnica. ¡Jum! Nalgas…bien, bien. Pechos…firmes y arriba. Cintura…¡NO! ¡Hay más grasita que anoche!. Respira, Phauna, respira. Ahora, sigamos. Por aquí arriba…todo "ok". Por abajo… ¡ji, ji, ji!…todo bien. Manicura, pedicura… ¡perfect! Bueno, las bajas eran mínimas, y los problemas técnicos se podían arreglar con unas cinco idas al gym. Tardé minutos en adaptarme, pero lo hice. Hacerse la consciente y repartir "holas" a desconocidos era una habilidad oculta que ignoraba poseer. Pronto, todo se normalizó y pude cumplir la rutina de la ex-Phauna. Volví a casita y quise buscarte para contarte mi anécdota, diario mío, …¡pero estaba exhausta! ¡Y así los siguientes 29 días! Es por eso que no te escribía. Me perdonarás, ¿no es cierto?
Bueno, ¡sigo contando! Un día de esos decidí ver si aún podía sacar a Mambo de mi cuerpo…¡y pude! Tú también extrañabas al gatito de energía adulado, ¡¿no?! Pues decidí practicar de nuevo con él, pero era como si nunca hubiera dejado de usar a los animales. Raro, ¿no? Bueno, un día de esos me dijeron que cantaría con un tal Ivan Nicolova, o algo así. Maldije todo el día, porque yo ¡odio! compartir escenario. Estaba dispuesta a quebrar piernas, si era necesario. Pero, al llegar al show, lo vi y ¡tuve que batallar con mi cuerpo para que no se notase mi impresión!
Tener la cara paralizada por el botox, ahora ¡sí! que sería útil, pensé.
Me presenté, y el muy baboso me llamó María. ¡A diestra y siniestra! Tú sabes cómo me pongo cuando se pasan de confianzudos, y éste no solo se pasó de la raya, ¡sino que también jugó al ta-te-ti con el respeto! Sí, …le busque pelea. Pero que conste en acta que él se lo buscó primero. ¡Ja, ja, ja! Hubieras visto su atontada expresión al descubrir que Phauna no tiene nada que envidiar a ningún peleador. Aunque debo admitir que fue lo suficientemente ágil como para evitar a Mambo dos veces. Sipi, ágil, mutante y algo lindo el tipo, pero tonto. Si yo digo que ¡no María!, es porque ¡no María! Pero bueno, a lo mejor se aplazó en lenguaje y literatura básica en el colegio, o tal vez sea una dislexia de grado máximo…
Brillaba cual faro, y su torso parecía esculpido. Pero ni eso le sirvió cuando nos tocó subir al escenario. Yo, que sí sé de estas situaciones, me jalé un poquito de aquí y de allá, y ¡magia potagia! Ya tenía un exótico traje que hacía resaltar mis pechos (¡Y lo escribo con orgullo!). En cambio él…¡je, je, je!…se veía salido de una pelea de gatos. Cantamos, bailamos y dimos lo mejor de nosotros. Su voz casi me cautiva, pero cada sonido emitido de su rusa boca, y es que tenía escrito en la frente que era ruso, me recordaba a su mayúscula falta para conmigo.
Desde ese dia, hasta ahor,a no ha pasado mucho, la verdad. Solo que el del mercedes negro se ha chocado el viernes. Estará bien, pero que no cuente con que su nariz seguirá siendo la misma.¡¿Crees que me he olvidado que hoy cumplimos un mes aquí, en "La tierra misteriosa"?! No señorito diario, no lo he olvidado. Es más, tenemos una cita: tú y yo en el cine. Espero te guste una película romántica, porque sabes cómo se pone Mambo cuando vemos algo de acción. …Y ¡sí!, ¡irá Mambo! Eso no se discute.
Debo irme a prepararme. Tú espérame aquí.
He vuelto. Todo listo. Por cierto, te he mencionado que todo huele distinto, ¿no? Pues sigo sintiendo que algo grande se acerca…y me da miedo. Venga, que debemos irnos ya mismo o la película comenzará sin nosotros. Además, quiero que conozcas al chico del Mercedes negro.

¡Tock, tock, tock!

—Adelan…


La mirada de Phauna cambió súbitamente, de coqueta, o alegre, a sorprendida, o molesta. En la puerta no se encontraba ese galán super-simpático del mercedes, sino un ruso que la miraba fijamente. A su gusto, era descortés el llegar a casa de alguien sin avisar, por lo que estaba a punto de contestarle un, muy bien colocado, comentario irónico y elegantemente fastidioso, cuando Ivan interrumpe sus pensamientos algo abruptamente.

—Hola María, tengo cosas importantes que tratar.


Y sin más entra a la casa de Phauna, sacudiéndose los pies rápidamente y sentándose en la sala. Ella está, por algunos segundos, perpleja de la insolencia. El cinismo no suele llegarle hondo, debido a que es una maestra en sociedad. Sin embargo, ésta vez, la pescó desprevenida.

—Bueno, antes de que digas algo, que seguramente será pronto y sonara como "lárgate en este instante", tengo muchas cosas que explicarte. Te diría que, probablemente, no lo entiendas, sin embargo mi intención es, precisamente, lo contrario. Por lo que no jugaré con racionamientos endebles. Bien, el asunto es éste: Creo, firmemente y según mis muy confiables fuentes, que eres parte de un grupo selecto. …Y no te sobre-excites, que por "selecto" no te estoy alabando[32]. Es un grupo de personas que poseen información vital sobre ciertos eventos. Al parecer, por algunos medios aún desconocidos para mí, esta información les está vedada por ahora[33]. Sin embargo, puede que esté en[34] su subconsciente. Ahora bien, es mi intención, y motivo principal de esta visita, el encontrar a cada uno de ustedes y conseguir resolver la situación por la que pasamos. Seguramente notaste que no vengo con nadie más y eso es porque eres, honestamente, la que está más cerca del camino. Si te apetece puedes ponerte algo más cómodo, porque viajaremos bastante. En primer lugar he tenido que recurrir a uno de mis contactos en SHIELD para localizar a dos de los que, al parecer, conocen algo más. Después de todo es bueno empezar a ser famoso, je, je. Tengo entendido que se encuentran en una misión ultrasecreta. Sin embargo, no veo problema en llegar y encontrarlos, porque, honestamente, no creo que importe mucho SHIELD una vez que los encuentre a todos. Pero bueno, ¿ya estás lista? Tenemos, todavía, que parar rápido a comer, porque me cargo un hambre de los mil demonios. Espero no sonar como general que ladra órdenes. Es solo que es de vital importancia que vengas. …Mmm, me imagino que la expresión en tu rostro se debe a la tensión sexual en el aire…a eso o a que estás sufriendo una embolia cerebral. Como sea, en cualquiera de los dos casos no tenemos tiempo. …O, tal vez, un poco, pero no tanto como crees. Espero no haber hablado muy rápido. Por cierto ,¿no me podrias invitar a un chocolate?


Phauna aún no sabía si asesinarlo a sangre fría o retorcerle, lentamente con sus delicadas manos, su ruso cuello hasta que su cráneo se volviese azul.

Azul. Me gusta más el azul—pensó Phauna[35]


La dama entró en la cocina y sirvió dos vasos de whiskey. Cogió una barra de chocolate de la despensa y luego cogió un paquete que tenía una calavera de portada. A medida que abría la bolsa del paquete con la calavera pensó si debía, o no, envenenarlo. 

—Nah, que luego se pudre en mi casa y la alfombra es nueva—murmuró.


Quería molerlo a golpes, pero el tipo había entrado para ayudarla e informarla, así que debía buscar una linda razón para golpearlo. Rápidamente encontró una lasciva respuesta ante su incógnita. Se puso la barra de chocolate entre sus curvilíneos pechos, alzo los dos vasos de whiskey, y entró a la sala de estar[36].

En la sala, Ivan estaba distraído observando la opulencia de la casa, cuando su mirada se atoró en el lugar donde descansaba el chocolate. No pudo evitar quedarse prendido del escote. Phauna actuó como si no sintiese las mirada ardiente del ruso, que ya estaba empezando a quemar. Elegantemente dejó los vasos en la mesa y saco, con extrema suavidad, la barra de chocolate.

—Toma tu chocolate. Te lo mereces por venir a ayudarme—dijo dulcemente.


El ruso agarró la barra de chocolate cuando…

¡Paf!

—Y toma ese manotazo[37]. Te lo mereces por mirarme tan groseramente mis inocentes pechitos—dijo aún más dulcemente.


El ruso se había quedado atónito ante este hecho. La curvilínea señorita prosiguió como si nada hubiese pasado.

—Ahora, mientras comes y te sobas, dime a dónde vamos, y porqué. Y esta vez trata de vocalizar y respirar.


—¡Au! En verdad eso dolió. Aunque…je, je, je. Debo de admitirlo, esto está mucho mejor. Digo…yo me refería a un chocolate en bebida, pero tengo más hambre que sed. Además no creo que hubiera sido bueno eh…je, je. Ok. Pues sí…je, je, estoy algo alegre porque creí que tendría que rogarte que vinieras, pero, por lo menos, no te pusiste exigente. Pues bien, el asunto es que tenemos que buscar a los demás. Mmm…antes de venir hice una investigación sobre las personas que podrían estar involucradas, así que ya tengo varios objetivos. En primer lugar, tendremos que ir a buscar a dos agentes del SHIELD que están juntos. Será un viaje algo complicado, pero no te preocupes ya tengo un avión privado esperándonos en el aeropuerto. De ahí, si logramos convencerlos, iremos con una vidente llamada Destino. Es muy conocida en el medio si sabes cómo buscar. La verdad, dicen que ella puede ver el futuro de quien sea, por lo tanto me imagino que debe de saber algo. También, con un poco de dinero, podríamos ir a preguntar a algún psíquico poderoso, sin embargo nunca he confiado en los psíquicos, por lo que tendremos que conformarnos con eso. Así que andando. ¡Ah, otra cosa! Emm…tal vez deba de decirte de una vez, pero si logro encontrar a todos …mm, puede sonar ridiculo pero toda la realidad podría cambiar, y tu vida no podría ser igual. No lo sé… yo he pensado mucho en lo que tengo ahora y, sin embargo, no me apetece tenerlo si es una mentira. Eh… no sé tú, pero es un gran riesgo. Comprendería si de repente no quieres venir, o si quieres hacer algo al respecto. Antes de que me contestes, también déjame decir que…que yo, mm…bueno no yo si no mi otro yo…eh, es una larga historia. El asunto es que creo que otras fuerzas más poderosas se mueven a la par nuestra, sin embargo no sé sus objetivos. Quienes sean debemos de tener cuidado de no toparnos en su camino. ¡Je, je, je! Esto te lo digo por si, de pura casualidad, perteneces a un club de superpoderosos manipuladores de realidades. ¡Hey! ¡No me mires asi! ¡Todo es posible, y lo sabes!


—Tú no respiras, ¿no? Si querías un avión me lo hubieras dicho y usábamos el mío. Pero veo que ya tienes todo planeado. Deja que me cambie de ropa y ¡no se te ocurra tocar nada!, que donde te sientas vale más que tu carrera de cantante —dijo Phauna.

—Apúrate y así salimos antes. ¿Tienes más chocolate? Nah, mejor espero a llegar al aeropuerto. ¡Pero que lindo adorno…! —decía Ivan sin tomar, siquiera, un segundo para utilizar, literalmente, una coma o un punto.


Phauna entró a su extenso closet y, rápidamente, se pone una ropa más callejera. Además, su instinto le hizo llevar su cartera de "guerra": Maquillaje a prueba de agua; labial de larga duración; fijador de pelo nivel 5, el cual le aseguraría el perfecto estado de su cabellera, así como su naturalidad; guantes de una tela especial que jamás resbalan; y unos cuantos artefactos sencillos.

La dama bajó velozmente a la sala de estar[38] y encontró al ruso jugueteando con un adorno.

—¡Deja eso y vámonos! Me imagino que debe de haber un auto afuera esperando por nosotros, ¿no? —preguntó Phauna.

—Ehm…En realidad pensaba que podíamos irnos en alguno de los autos que hay afuera —respondió tímidamente Ivan.

—Afuera y ahora. Además de entrar em mi casa sin permiso, me recoges sin auto. Magnífico. No quisiera saber cómo eres con tu novia, la verdad —dijo Phauna mientras se acercaba a la puerta.


Afuera había cinco autos estacionados. Todos formidables, pero uno de ellos llamaba más la atención por su discreta apariencia. Phauna sacó una alarma de la cartera y el auto se encendió y abrió las puertas.

—Súbete cariño, que mi Audi odia esperar -dijo mientras se sentaba donde el conductor. El ruso se sentó y sintió el frío abrazo de los asientos de un cuero raro. 


El motor apenas hizo un ruido y, pronto, partieron. EL camino sería largo, pero sobretodo sorpresivo.


Azabache automóvil de lujosa curvatura. Brillante cual diamante oscuro y aerodinámico cual halcón peregrino. La autopista principal hacia el aeropuerto era amplia, larga y no tan congestionada como otras vías. Correr estaba prohibido, pero eso jamás detuvo a Phauna, cuando se decide a llegar rápido. Y rápido no significa la mitad del tiempo que debería, sino la cuarta parte.

Un auto tras otro pasaban por los costados, a veces a metros, a veces a milimetros de distancia. Tener como pasatiempo la adrenalina te permite darte gustos como el de manejar a grandes velocidades. El automóvil, por su parte, respondía con docilidad a cada movimiento de la dama, y jamás respondió con ningún ruido. Audi sigiloso, como solo un puma podría serlo. 

La noche estaba cubierta[39] con nubes rojizas que denotaban posibilidades de precipitación. Entre surco y surco, brillantes estrellas titilaban en una coreografía sinfín, mientras que la luna emanaba luz como si fuese la emperatriz de tan magnífico acto. El aire estaba algo pesado por la humedad, pero la sensación a peligro era aún más densa. Al menos, eso intuía Phauna. Por su parte, el ruso se las daba de turista japonés, admirando a todo lo que se movía, brille o tuviese luces.

—¿Lo sientes? La vía está más despejada de lo común. Además, ya van cinco autos similares que pasan cerca de nosotros —dijo Phauna.

—Hasta ahora solo he visto que la frase "maneja despacio" no se encuentra en tu diccionario —respondió Ivan.


El auto aceleró más, y el ruso no mostró una mínima fracción de estar asustado.

"Debe de estar acostumbrado a la velocidad"—pensó Phauna.


Para un habitante común, llegar al aeropuerto le tarda una hora. Para Phauna 15 minutos es estar atrasado. El aeropuerto estaba a menos de 5 minutos, a velocidad Phauna. Tanto ella como el ruso sintieron que el ambiente andaba raro. No había automóviles cerca, y varias farolas[40] estaban apagadas. Fueron suficientes diez segundos para[41] darse cuenta de que algo andaba mal cuando, de pronto, el parabrisas recibió un impacto. Seguidamente, varios impactos empezaron a azotar fuertemente el Audi, logrando nada más que hendiduras.

—Nos están disparando.¡Maldita sea! -gritó Phauna— ¡¿Quién demonios nos quiere matar?! 

—Fans. ¿Esos fans no soportan que canceles diez segundos después de un concierto, que ya te quieren disparar a discreción? —respondió el ruso con una sonrisa—. Por cierto, creo que tu automóvil es a prueba de balas, ¿no? Digo, porque de no ser así seríamos portada de la sección necrológica de mañana.

—¡Tarado! ¡¿Crees que aguantará balazos todo el día?! ¡Pronto los neumáticos dejarán de auto-inflarse, y los vidrios cederán! —gritó Phauna—. O salimos y los golpeamos hasta que me paguen la pintura y el chaperio, ¡o nos quedamos aquí platicando sobre tu burdo traje!

—¿Burdo? ¡Jumm! Eso no me gustó. …Pero lo de salir a pelear lo encuentro más sensato. A la cuenta de tres salimos ambos juntos. Yo nos protegeré con una pantalla de luz, pero tu debes atacarlos.

—Tu sal y ciegalos con tu brillantina, esa, y deja que yo haga mi trabajo. ¿OK?

—Tres, dos uno…


Después de oír a su hermano decir las órdenes, Jake se vistió como civil y, junto con Cassandra, comenzó a dar un paseo por la ciudad. 

Después de encontrarse con una banda de saqueadores mutantes en el supermercado de un humano, y después de detenerlos, la búsqueda siguió aunque sin resultados. 


Cassandra: Esto es aburrido. Llevamos horas recorriendo esta ciudad y no encontramos nada. Y nadie del equipo ha corrido con mayor suerte.

Jake: Bueno, segun lo que nos dijeron los telépatas, mi madre tiene planes de atacar esta ciudad, pues es la población mutante más densas en la región.

Cassandra: El equipo de vigilancia me ha dicho que en los últimos días han habido grandes apagones en la zona, por una sobreexplotación de energía en alguna zona de la ciudad.

Jake: Haz que encuentren el punto central de los apagones.


Cassandra, dio algunas órdenes por el radio-comunicador. Mientras, Jake compraba un par de helados por el calor. Ambos intentaban pasar lo más desapercibido posible. Después de un rato, Cassandra recibe respuesta. 

Mientras tanto en el norte de la ciudad, Tony cortejaba a un par de señoritas en un parque hasta que Cassandra lo llama por el comunicador:

Cassandra: Tony, hemos encontrado la posible base de Madame Fall, aunque no hay nada seguro. Así que ve e investiga, y no hagas ninguna locura. De inmediato te mandaré las coordenadas, nosotros llegaremos en breve.


Mientras tanto muy cerca.

Hate: Sal de ahí. Ya me percaté de tu presencia.

E: Vaya… Eres bueno, chico, pero no eres el mejor. 

Hate: ¿Apostamos?[24]

MM: Somos chicas…y frágiles. Amenazarnos no es de caballeros[23]

Devon: ¿Caballero?…por dios. Eso que ven ahí es una bestia, y no sé por qué venir a por el. La verdad, no es gran cosa. 

Elektra: Querida, tienes que acostarte con él[27].

Devon: ¡¿Qué!?[26]

Mariposa Mental: Así es, querida. No tienes otra opción. A parte, ¡vamos! No seas tan negativa, el chico es ligeramente sexy.

Hate: ¿Qué les pasa? No soy un objeto y no le veo el fin a acostarme con esa bruja.

Elektra: Un hijo. Eso es lo que deben tener. Además, ¡vamos! Ella es muy sexy. Pocas veces tendrás en la cama a alguien como ella. Disfrútalo.

Devon: ¡¿Qué?! ¿Qué les pasa a ustedes dos, chicas? Ya sé que ambas son bastante…europeas. Pero, esto es ridículo. Yo no me voy a acostar con él, y mucho menos a perder la figura teniendo un hijo. Eso ¡nunca![42]

Hate: ¡Cierto! No pienso acostarme con ella.

Devon: Oye, ¿qué te pasa? …Pues ni yo quiero hacerlo contigo.


De repente ambos son atacados y amagados. Elektra sujeta a Hate con una llave. Mientras, Mariposa Mental hace lo mismo con Devon.

Mariposa Mental: Tienen que tener un hijo. De eso depende toda la realidad.

Elektra: Háganlo por la buena, chicos. ¡Vamos! No será tan difícil. Ambos son muy sexys.


De la nada son atacados por un ejército nuevo de La Mano, con un millar de ninjas asesinos.

Elektra: Maldición.

Mariposa Mental: No hay tiempo. ¡Largo de aquí!


Con sus habilidades telequinéticas, levanta a Devon y a Hate por los aires, lanzándolos muy lejos.

Elektra: ¡Oye! Se trata de hacerlos procrear, no de matarlos[26].

Mariposa Mental: Creeme, sobrevivirán[24].


Hate y Devon caen algo retirados de allí, y al momento se ponen en posición de combate para atacarse entre ellos.

Devon: Antes de que mi destino sea tener un hijo contigo prefiero matarte.

Hate: Linda, lo mismo se aplica contigo.


Ambos comienzan la confrontación. Ella saca sus sables, y le da uno.

Devon: Que sea justo.

Hate: Un placer[23], mi lady.


Jake y Cassandra se dedicaron a recorrer la ciudad para llegar a la zona nortesobre una moto que habían bajado del jet. Jake intentaba llamar a su hermano, pero por alguna extraña razón no contestaba. Aparecía como desconectado.

Jake: Algo muy extraño está pasando. Conozco a Daniel, no hay tipo más obsesionado con el trabajo que él, especialmente cuando el trabajo es atrapar a mi madre. Iré a buscarlo en la zona central. 

Cassandra: No te preocupes, Jake. Él es tu hermano menor[43], sabe cuidarse. …Y si algo malo le hubiera pasado ya lo sabríamos. Daniel estaba acompañado de un equipo de asalto, los cuales nos avisarían de cualquier situación. Además, tú bien sabes que lo más importante es llegar a este lugar para atrapar a Madame Fall. Y además, si terminamos rápidamente podrás invitarme a cenar. 


Cassandra sonrió mientras le susurraba las palabras al oído a Jake, quien conducía la motocicleta. 

Jake: Está bien, vamos hacia allá. Pero intenta comunicarte con el equipo que acompañaba a mi hermano.


Mientras tanto, Tony llegaba a una bodega muy grande, perteneciente a una fábrica algo descuidada, probablemente abandonada. Tony entró, seguido de cerca por algunos soldados.

El lugar, aunque desértico, podían notarse ruidos al otro lado del muro. Voces más parecidos a murmullos, un leve sonido de motor, uno muy grande pero muy bueno como para hacer ruido.

Tony tomó uno de sus misiles, subió por algunas cajas de la bodega para llegar a una ventana, por la cual podría ver lo que sucedía del otro lado del muro.

Tony: ¡Maldita sea! ¡¿Qué demonios es eso?!


Tony pudo observar una gran máquina, como de película del doctor Frankenstein, con una cámara integrada y varios tipos vestidos como soldados en uniformes azules, al parecer alegres por sus logros. Al centro, una mujer con un vestido largo amarillo con negro.

Madame F.: Hermanos, ha llegado la hora. Al fin la cámara está lista y, en cuanto sea probada, podremos producirla en masa. Es hora de acabar con la House of M.


Un soldado se acercó a Madame diciéndole algo al oído.

Madame: …Y al parecer ya tenemos al primer sujeto de prueba.


Todos los soldados se dirigieron hacia Tony, mientras éste saltaba y atravesaba la ventana, lanzando uno de sus dardos hacia la máquina.


El proyectil de Tony impacta en la máquina, que empieza a hacer cortocircuito y estalla. Tony y los soldados sobrevivientes corrían alejándose de ahí. Sabían que Madame Fall no moriría tan fácilmente, y ellos los superaban en numero. Tony iría a buscar refuerzos y luego volverían para atrapar a la asesina[44].


— Cambié de idea: Un flash sería más efectivo.

— ¡Tres!…¡espera! ¡¿Qué?!


Ivan se levanta de su asiento, y se tambalea un poco por la velocidad en la que Phauna frena. Al momento se produce un destello masivo que abarca toda la manzana. Al ser de noche, los soldados no traían lentes especiales, por lo que reciben de lleno el impacto. Mas al parecer no todos. Phauna, sorprendida, solo logra cubrirse un poco por lo que empieza a bajar del auto dando tropezones.

— Asegurada. —Le dice un guardia a los demás, mientras se lanza frente a Phauna con una macana que, al parecer, apunta al cuello de la joven. Mas, sorpresivamente, un gato de gran tamaño, formado de energía, salta sobre el tipo, dejándolo en el suelo sangrando. 


Al parecer el gato también está un poco desorientado, como si la situación de Phauna fuera compartida. Sin embargo, está alerta y salta sobre otro sujeto, que estaba detrás de su ama, aunque eso la deja descubierta para varias metralletas que disparan casi al unísono.

— ¡Vaya! No podía dejar que, en verdad, te golpearan, chica —dice Ivan mientras se coloca frente a ella con una pared de luz. Acto seguido se prepara para una onda psíquica, mas recuerda que también afectaría a María, por lo que duda, tiempo suficiente para que les vuelvan a disparar.

— ¡Agh! Casi no la levanto a tiempo. ¡Eh! Sorry, dulzura, por lo de los ojos, pero no puedo atacar efectivamente si no reaccionas a tiempo, y son muchos para atacar en ondas. Así que trata de poner atención. Solo quítales las metralletas y, sin ellas, no necesitaremos paredes, ¿ok?


Gracias a la precisión del dardo de Tony, la máquina entró en sobrecarga, causando una explosión. Madame Fall se lanzó al suelo, igual que sus seguidores que se encontraban cerca de la máquina. Mientras tanto, sus demás seguidores, vestidos como militares, corrieron tras Tony.

En un minuto la calle tras la bodega parecía una zona de guerra, por los disparos entre los soldados de Madame y los de SHIELD.

Tony se defendió tras unas cajas que no resistirían mucho. Consciente de que los superaban mucho por número, y en que en cuanto Madame Fall se repusiera acabaría con ellos. Pensó en pedir ayuda llamando a Hate, pero no consiguió respuesta. Por un momento pensó en llamar a Jake, pero después de cómo lo trato… No, el orgullo es más importante.

Tony se levantó y, sin usar ninguna arma más que sus dardos, comenzó a deshacerse de los soldados enemigos. Pero cada minuto perecía que se multiplicaban más.

Después de una rato, toda la zona donde se protegían de los disparos se había hecho pedazos. A pesar de la puntería de Tony, y de que había logrado noquear a varios tipos, no podría con todos. Pronto, los demás soldados comenzaron a llegar, y con ellos Cassandra y Jake.

En un par de minutos la cosa estaba un poco más pareja, y Cassandra había logrado noquear a varios soldados con una combinación de elegancia al disparar y sus poderes.

Jake: ¡¿Qué demonios pasó?! ¿Dónde está Daniel, y dónde está mi madre?

Tony: Primero, no me grites. Mejor dispara. Segundo, de tu hermano no sé nada, y de tu madre está allá dentro, espero que muerta.


Jake dejó de disparar a los soldados y, de un salto, llegó al medio del centro de la batalla. Usando su poder lograba esquivar algunos disparos, mientras caminaba hacia la bodega.

Cassandra: ¿Qué haces? Jake, es muy peligroso. Regresa aquí, ahora, antes de que logres que te maten.


Jake siguió caminando. Recibió un par de disparos, aun así no dejó de correr hasta llegar al frente de la bodega y derribar la puerta de un golpe. 

Cassandra: ¡Ah!¡Es un imbécil! Tony, tú quédate aquí y dirige a las dos unidades para que acaben con el ejército de los purificadores. Yo detendré a este suicida.


En otro lugar

Hate: Vamos, Princesa, dame tus mejores golpes[23].

Devon: Cuidado con lo que pides, Cariño, se te puede cumplir. Soy buena cumpliendo deseos[22].

Hate: En serio, viéndolo bien no estas nada mal. No me desagradaría meterme en la cama contigo[24].

Devon: …[26][42]


Devon, furiosa, le da un puntapié muy fuerte en el rostro, derribándolo.

Hate: ¡Hurk!… ¿Qué te pasa? Trato de conquistarte[27]

Devon: Primero muerta que acostarme contigo[42].

Hate: Vamos, muñeca, me deseas.

Devon: ¿En serio?[23]


Ambos retoman el duelo con las espadas, y él, en un corte, le arranca la blusa.

Hate: ¡Wow!

Devon: ¡Eres un maldito animal![42]


Ella, con otro corte, desgarra su camisa.

Devon: ¡Ja! Estamos en las mismas[45], …y es cierto, no estás nada mal[24].


De repente vuelven a ser atacados por un millar de ninjas, pero esta vez son sometidos.


Un minuto después, Jake ya estaba en la bóveda. Con su fuerza dobló la puerta de metal y se protegió por un momento. Después, comenzó a lanzar cajas en contra de los purificadores, pero rápidamente comenzó a agotarse. En ese momento entró Cassandra y con solo tocar en la nuca a un par de purificadores estos cayeron. 

Jake sacó un arma de su cinturón y se la lanzó hacia Cassandra, ella solo lo miró sorprendida.

Cassandra: ¿Qué es esto?  Yo ya estoy armada.

Jake: Esta arma es especial. Tiene un disparo único de energía cinética pura de alto poder.

Cassandra: ¡¿Me estás pidiendo que te dispare?! ¿Estás loco? Absorbes la energía, pero no eres totalmente invulnerable. …Y un rayo como éste podría dañarte.

Jake: Tienes razón. Este disparo es peligroso, podría matarme, y por eso solo lo uso en ocasiones especiales. Pero si lo haces puedo usar las energías para curarme, y si no lo haces estos tipos nos mataran a los dos.


Cassandra miró a Jake, viendo que su barrera no duraría mucho, y mientras decía una pequeña oración le disparó. Jake salió volando hasta el otro cuarto, y Cassandra corrió hacia él viendo que una herida se había hecho en su estómago.

Cassandra: Jake, ¡no! Te dije que no debía hacerlo.


Varios purificadores corrieron hacia Jake para aprovechar el momento, Cassandra estiró sus manos y rayos eléctricos salieron de ahí, los cuales usó para repeler a algunos. Poco después una bala logró rozarla haciendo que se agachará y desconcentrara.

Jake: Esta es mi pelea, chica. 


Jake se levantó de un salto y, moviéndose a una velocidad impresionante, noqueó a varios purificadores y volvió junto a Cassandra, a quien montó en su espalda y la llevó, junto a él, a la fábrica de al lado de la bóveda, la cual aún estaba llena de humo por la explosión.

Jake dejó a Cassandra en el suelo y comenzó a buscar pistas sobre los planes de su madre. Revisaba una máquina cuando sintió unas garras rasgando su piel por la espalda, lo cual le provocó un grito.


A pesar de estar en una de sus formas más invulnerables y totalmente concentrado, el ataque de su madre tomó por sorpresa a Jake. En un momento ya se encontraba en el suelo. Por alguna razón extraña, de inmediato la fiebre llegó, la mirada se le nubló y se sintió demasiado débil como para, siquiera, pensar correctamente.

Cassandra: ¡Jake!¡No!


Cassandra, de inmediato, corrió hacia su amado y, concentrando todo su poder, lanzó un rayo contra Madame Fall.

Cassandra: ¡Maldita! Lo has envenenado a través de las heridas que le causaste. Lo has infectado con[46] un poderosos veneno. Estas características son las de algunas de tus anteriores víctimas. —Llora— …Y si Jake muere, como todos los demás, juro que usaré mis poderes para convertir tu cerebro en jugo.

Madame Fall: Chiquilla insolente, ¿cómo te atreves a tocarme y amenazarme? Pagarás por esto.


Madame sacó un arma y comenzó a disparar contra Cassandra, la cual hábilmente evadió la mayoría de los disparos. 

Un tiempo más tarde tras caer inconsciente, Jake[47] despertó débilmente.

Tony: ¡Por dios! Este tipo está en pésimo estado. ¡¿Aún no han contactado con Daniel?!

Soldado: No, aun no. Estamos haciendo todos nuestros esfuerzos, pero no lo localizamos.

Tony: ¿Qué hay con este chico? ¿Creen poder ayudarlo?

Soldado: El equipo de médicos hará todo lo posible y, de inmediato, será llevado al hospital de la base. Pero no creo que dure mucho. Ni siquiera nuestros mutantes con poderes curativos han podido salvar a las almas infectadas con este veneno.

Tony: …Yo logré acabar con la mayoría del ejército de Madame, ¿y todos los soldados que acompañaban a Jake?

Soldados: Todos muertos, excepto la antigua dirigente de cuadrilla: Cassandra. Ella ha desaparecido. 

Jake, al oír esto, intentó responder, pero débilmente cayó inconsciente de nuevo.

Nuevo genesis: Shinning abyss (Neo X) - Página 8

Después de un momento ya se encontraban, Hate y Devon, en el suelo, sometidos y golpeados por los ninjas. Aunque ambos fueran muy buenos peleadores, poco valía esto contra el ejército que los perseguía.

Después de un momento, Elektra y Mariposa hicieron que los ninjas dejaran de atacar, y ellas mismas noquearon a los dos chicos.

Daniel no recordó nada después del golpe en la nuca, hasta que sintió unas suaves manos que lo acariciaban, bueno, más bien lo movían bruscamente para despertarlo.

Devon: Imbécil, despiértate[42].

Hate: ¡¿Qué sucede, chica?! —bostezaba— ¿Así amaneces siempre? Preferiría que me despertases con el desayuno.


Daniel fijó la mirada y notó que se encontraban en una especie de bóveda sin salida, y con un ventanal en el techo. El problema era que el techo se encontraba a más de 15 metros de distancia y sin algo cercano para subir.

Devon: Idiota. Si no te hubieras desmayado de inmediato, ni me hubieras dejado todo el trabajo, hubiéramos podido huir.


Daniel miró a Devon mientras se sobaba la cabeza, como si tuviera jaqueca, y entonces notó que la chica estaba sin blusa[48].

Hate: Chica, es imposible salir de aquí…

Devon: Claro que no. Con mis habilidades ninjas solo necesito un poco de ayuda para…

Hate: No creí que fueras tan ingenua. Esas tipas nos están vigilando ahora mismo y en cuanto salgamos de aquí otro ejército estará esperándonos.


Repentinamente, la radio de Daniel captó una señal: algo extraño, como si sus captores hubieran permitido que el mensaje entrara.

Tony: …Daniel… —se oía entre interferencias[49], Daniel, ¿me escuchas? Te necesitamos de inmediato. Jake ha sido herido… Está muriendo y Cassandra está desaparecida. Madame Fall[50] ha envenenado a tu hermano.

Hate:  ¡No, Jake no[26]! Podéis morir, malditas brujas. Tienen que dejarme salir de aquí, si mi hermano muere juro que…

Elektra: ¡Calla, perro llorón! Tú lo dijiste: la única forma de salir de aquí es hacer lo que les digamos. Además, como bono extra podría darte un antídoto capaz de curar a tu hermanoPlantilla:Devil.


Daniel volteó hacia Devon. Este no sería un gran sacrificio, después de todo la chica no estaba nada mal. Daniel sonrió y se lanzó contra Devon besándola.

Ella, por un momento, se resistió entre golpes, arañones, patadas, insultos y quejas. Después de un momento, los dos ya estaban entregados el uno al otro, con una pasión que demostraba que desde el principio ambos lo deseaban.


Esto ocurre durante la batalla, antes del ataque a Jake[51].

Tony continuaba disparando a diestra y siniestra, mientras Cassandra había salido tras Jake al interior de aquel lugar. Gracias a la llegada de estos últimos, ahora los soldados de SHIELD eran el doble, pero los purificadores[52] eran más. La única forma de vencerlos era poniéndose a la ofensiva, en lugar de la defensiva. 

Tony organizó a los mutantes más poderosos, y formó una barrera mientras los más débiles los cubrían con las armas. El grito de guerra que dió Tony debería haberse escuchado hasta en su querida, y odiada, Venecia. Esto fue el detonante para que comenzara la verdadera batalla.   Los mutantes corrían hacia los purificadores[52], cargados de una fuerte energía y furia (con origen en algunas provocaciones de su momentáneo líder). Muchos congelaron a cosechadores, otros los calcinaron, electrocutaron, acribillaron a proyectiles o absorbieron sus energías y las usaron contra ellos. Pero a su vez, muchos mutantes caían de forma alarmante. Cada mutante peleaba con, al menos, cinco cosechadores a la vez, y no todos salían victoriosos.

Tony peleaba con diez mutantes y la mayoría habían caído, pero el número de humanos se duplicó y Tony quedó rodeado y a su vez con menos fuerzas. No podía resistir tantas batallas seguidas. Podía pelear, pero su cuerpo no iba seguir aguantando el uso de sus poderes. Cada proyectil que creaba era menos energía vital que luego recuperaría. Pero no en ese momento, rodeado y con pocas energías Tony estaba dándose por vencido, pero ocurrió lo siguiente: De la nada sintió como si una fuerza lo absorbiera hacia atrás, en el momento en que le dispararon centenares de balas. Comenzó a ver todo oscuro, y no podía respirar. Sintió como caía, y estaba cubierto con una especie de fango púrpura. Era un mutante del doble de tamaño que Tony, y lo había absorbido para recibir, él, las balas y evitar daños mayores. Le había salvado la vida.

— ¡Gracias grandote! —gritó Tony en medio de la batalla— Te debo una.

— No hay de qué —respondió la bola de lodo—, y ayudándome ya me estaría pagando, señor.


La batalla siguió y Tony continuó peleando y debilitándose. Cada vez más mutantes caían, pero por cada mutante caían también 15 cosechadores. Tony dio la señal y entraron los refuerzos. El enfrentamiento siguió y, aunque no recordaría bien en qué momento, pero a mitad de la batalla final Tony quedó inconsciente.

Al despertar vio que habían ganado, pero la mayoría de los mutantes del grupo de Jake habían caído. Habían sido los que habían formado las tropas de choque. Ordenó a los soldados sobrevivientes que buscaran dentro de la bodega[53] para saber qué había ocurrido. Los soldados regresaron solo con Jake, Cassandra había desaparecido.[54].


Repentinamente, Daniel se levantó exaltado: se había quedado dormido y estaba desnudo junto a Devon, la cual se veía muy hermosa y sexy.

Hate: Estúpido. Tu hermano está muriendo y tú en lo único que piensas es en sexo, y además te acuestas a tomar una siesta… —pensó e inmediatamente se levantó— Ya hice lo que querían.

Elektra: Y lo disfrutaste, ¿no es así?


Daniel se levantó y, mirando hacia el ventanal de arriba, respondió: 

Hate: Ya basta de juegos[24]. Sáquenme de aquí y dénme el antídoto. Necesito irme.

Elektra: ¿Y qué tal si no lo hago, niño?[22] Si dejo que tu hermano muera, sería una vida menos que cobrar después.

Hate: No te atrevas a intentar jugar conmigo o…[42]

Elektra: ¡¿O…?!


Daniel, tomó bruscamente a Devon, quien aún dormía, sujetándola fuertemente del cuello con un brazo, mientras el otro tomaba forma de estaca.

Hate: Al parecer les importa mucho que Devon[55] y yo tengamos un hijo, ¿no?, y ustedes piensan que, con una noche, esta chica ya está embarazada. Entonces, si no me sacan de aquí, la chica tendrá un nuevo sujetó en el estómago… y su misión se habrá ido al caño[24].

Elektra: No te atrevas[42], mocoso.

Hate: Sácame de aquí y dame el antídoto, o…


Una puerta de energía se abrió de la nada, al atravesarla Daniel, aún con Devon en su brazos, encontró a Elektra. Ella le mostró la salida y le dio un pequeño frasco. 

Hate: Gracias hermosa. Sabía que podíamos llegar a un acuerdo civilizado.


Daniel llamó a la base para que le mandaran una vehículo que rápidamente lo llevara al hospital secreto de SHIELD. En un par de horas llegó, y allí se encontraba Tony.

Hate: ¿Qué pasó? ¿Cómo está mi hermano?

Tony: No sé cómo estará ahora[7], pero los doctores no le dieron esperanza de vida.


Daniel corrió hacia el cuarto de su hermano. Los doctores y guardias intentaron detenerlo, pero no lo lograron. Al llegar junto a Jake, le dio el antídoto al doctor para que se lo aplicara. Sin embargo al parecer el veneno ya había tomado todo el cuerpo y parecía no surtir efecto.


El llanto de la Selva

La batalla había comenzado y lo que se suponía que debía ser un simple viaje al aeropuerto se transformó en una masacre. Las balas besaban con furia la pantalla de luz de Eon, y Phauna se preparaba para disminuir a los atacantes. Rápidamente, una bandada de cuervos de luz salieron de su pecho y desviaron la atención de los soldados. Oportunidad perfecta para un ataque directo.

— ¡Ahora, Eon! ¡Ciegalos de nuevo! —gritó Phauna mientras tomaba posición de ataque.


Phauna cerró los ojos y sintió la tibia luz bañando su cuerpo. Aquello era la señal del ataque. Ágilmente se dirigió hacia la oscuridad, donde se encontraban varios soldados cegados y los atacó con puños y patadas, tal como una dama de batalla sabe dar. Levantó su puño y los cuervos se transformaron en un jaguar. Este ataco a los soldados que estaban en el techo de[56] un edificio abandonado. El horizonte parecía despejado y libre de enemigos, por lo cual Phauna silbó en busca de la atención de Eon, el cual ya se había encargado de otros tantos soldados también. 

- ¡Ya voy, ya voy! —respondió el ruso— Para nuestra suerte, el tráfico era ínfimo y nadie más ha salido herido. 

— Pues sí. Ahora debemos buscar un automóvil o algo en lo que movernos[57]. —dijo ella.

—¿Qué te parece la que está allí? Digo, parece que su dueño está algo…em…inhabilitado para conducir.

—Vamos, pero tú conduce que quiero maquillarme un poco en el tramo que queda.

—Hecho.


Ambos se dirigieron velozmente a la motocicleta y se dispusieron a retornar con su viaje. No había tiempo para interrogatorios y pronto la policía local les atrasaría más con un interrogatorio[58] sobre lo sucedido.

La noche continuaba abierta y el tráfico leve. Todo parecía haberse solucionado rápidamente. Demasiado rápido para ser precisos. Algo seguía mal. Se podía oler el aroma a peligro. Mas Phauna no fue la única en notarlo, el ruso también lo sentía desde hacía poco.

—Fue demasiado fácil. -gritó Ivan para que se le oyese mientras manejaba.

—Lo sé —respondió Phauna—. Unos metros antes frena para analizar la zona. Prefiero retrasar el vuelo para seguir con vida, que llegar via FEDEX en calidad de cenizas.

Metros antes de entrar al aeropuerto, decidieron frenar y dejar la motocicleta abandonada. Era mejor caminar vigilando el ambiente que ser sorprendido por una bala dirigida. Todo estaba tranquilo. Ningún automóvil entraba al aeropuerto y el tráfico era nulo. Ambos decidieron entrar por otra puerta que no fuese la principal, para evitar emboscadas. 

Silenciosamente, se deslizaron por una parte del aeropuerto. No había nadie en varios metros a la redonda. El avión que debían abordar estaba allí, pero no había nadie cerca. Algo bastante extraño.

— Entremos por la pista -murmuró Phauna—. Podremos sorprender a quien esté buscándonos.


La sospecha se volvió[59] certeza. Nadie cerca en el aeropuerto evidenciaba una emboscada próxima y una segura toma a la fuerza del territorio. Como experimentados guerreros, ambos debían eliminar todas las desventajas y atacar ensecreto y por sorpresa; tal como lo estaban haciendo.

La pista estaba parcialmente iluminada y Eon quiso dar un poco de luz al lugar, pero Phauna le agarró del brazo, en clara señal de desaprobación. Eon se paralizó al sentir un frío en la nuca. Ese frío que significa peligro. Pero antes de mencionar siquiera algo, Phauna le tiró del brazo y una bala golpeó el piso.

Instantáneamente, Eon alzó una burbuja de luz e infinitas balas golpearon contra esta. Estaban rodeados. Phauna rugió y lanzó, nuevamente, a su felino favorito a atacar, logrando derribar a varios soldados. Eon, la protegía, celoso de que un solo proyectil tocase su piel.

Mientras se defendían en la batalla[60], Eon la miró un segundo y se sintió, nuevamente, embriagado. No la amaba, porque su corazón era de otra persona, mas no podía negar cierta pasión y afecto que le tenía.

— ¡Que absurdo! Solo la conozco de unos minutos -susurró Eon, a medida que se intentaba concentrar en la batalla. 


Phauna seguía comandando un ataque a distancia con su infantería animal. Las balas empezaron a dejar de acosarles y Eon se dispuso a comenzar su ataque. Rayos de luz golpeaban con perfecta exactitud a los restantes soldados y leves destellos cegadores se encargaban de disminuir toda desventaja. 

Todo parecía terminado en la pista. Ahora solo faltaba entrar al aeropuerto.

Lentamente ingresaron en las instalaciones y solo se encontraron con cinco soldados que apuntaban a los pasajeros, lo que fue una tarea sencilla. En ese instante, una niñita se paró gritando que aquello era una trampa y que había una bomba. 

Presto, Ivan protegió a las personas con una burbuja de luz y se dispuso a revisar el perímetro, para descubrir que habían varios soldados camuflados apuntando hacia ellos. Luego de ese segundo, los siguientes se pasaron lentamente. 

Phauna ya había empezado a atacar a varios de los soldados y Eon se dispuso a proteger su espalda y a los pasajeros. Todo iba lento, muy lento. 

Phauna había acabado con su zona, cuando volcó y encontró a un soldado escondido empuñando un sable de diamante. El único material que no se destruye y todo lo perfora. 

La ley de la selva le había enseñado que solo los más fuertes sobreviven y la muerte de los débiles era necesaria. Pero nada de eso le importó. Si mandaba al felino de luz, o algún otro animal, podría asustar a los pasajeros; y en ese momento solo requería precisión. Precisión como solo sus manos tenían.

Phauna corrió como un lince al rescate y alcanzó a atacar al asesino y librar a Eon de cualquier ataque. Ambos quedaron cara a cara, y un leve deseo casi se apodera de sus labios. Durante un fragmento de segundo, sus ojos se contaron todas sus historias y sus corazones se unieron. Pero el segundo terminó y un sonido conquistó el ambiente. Una bala había golpeado en el hombro de Eon. Instantáneamente, Phauna envió a un águila a eliminar al francotirador. Mas cuando el tirador cayó muerto, otro atacante, sable en mano, ya estaba frente a ellos. 

Phauna no queria morir, pero tampoco quería que Eon muriese, así que se interpuso entre Ivan y el asesino.

Una tibia humedad cubrió su estómago y un lago escarlata empezó a surgir a borbotones. Un rayo de luz tumbó al asesino y Eon, exhausto y herido, cayó sobre los hombros de la herida Phauna. Una sonrisa se apoderó de la cara de ella a medida que la sala y los gritos se desvanecían. Con un último esfuerzo apretó un dispositivo que tenía en su cintura y depositó su esperanza en que todo se solucionaría. Su cuerpo se derrumbó, su vida se le iba deprisa, su corazón empezaba a dejar de latir y su respiración se terminaba. Como último deseo terrenal dirigió su ya borrosa mirada hacia el ruso.

— Nos vemos, Ivan —susurró al cerrar los ojos.


Ivan apenas podía distinguir qué pasaba. La bala había sido dirigida con precisión y la herida también lo mataba de a poco. Un segundo antes de desmayarse, vio a dos personas acercándose.

Eon despertó por los rayos del Sol y se asustó al saber que estaba en el hotel donde había reservado una habitación junto con Phauna. Quiso levantarse, pero el dolor en el hombro era insoportable. Quiso moverse, pero su cuerpo estaba adormecido. Quiso agarrar el teléfono, pero una hoja de papel le llamó la atención. Una nota reposaba en el velador, una nota que Phauna le había legado. Todo lo que sabía estaba allí, incluido el cariño que ella le tenía. Ivan empezó a leerla y una lágrima recorrió su mejilla.

Ahora entendía todo y sabía que debía olvidarse de todo lo sucedido también. 

— Nos vemos, Phauna -susurró antes de dormirse otra vez.


Siete meses después.

Soldado: Han pasado siete meses y solo se han tenido dos avistamientos de Madame Fall en todo este tiempo, y ha causado un nuevo ataque esta mañana. Aún no se ha tenido respuesta del general Howlett[61] —dice un soldado al agente Daniel Minor que se encuentra sentado en el escritorio.

Hate: Y hay alguna novedad de…

Soldado: Con todo respeto, señor. Esa es la pregunta de diario, y la respuesta de diario es que no. Le aseguro que si encontramos a Cassandra, o si su hermano mejora le avisaremos de inmediato, pero hasta ahora no ha pasado nada de eso.


Daniel mira el escritorio, suspira y sonríe.

— Gracias. —Es lo único que sale de sus labios. 


En los pasados siete meses no le ha ido mal. No puede quejarse. Ascendió rápidamente en SHIELD como agente especial y mano derecha del general Howlett. Pero no habían habido avances en la captura de su madre, y su hermano tampoco había respondido, a pesar del antídoto, siguiendo en coma. 

Al terminar de leer los informes, Daniel hace la llamada de diario durante los pasados siete meses a seguridad satelital, pero, de nuevo, le contestan que en el ataque Madame no dejó ningún rastro. Al colgar, toma un vehículo, como siempre, y se dirige hacia el hospital secreto de SHIELD y entra a la habitación de su hermano. La enfermera solamente sonríe y sale de la habitación, sabiendo que Daniel se sentará junto a la cama y pasará una hora ahí, con su hermano. 

Aunque sabe que Jake no lo puede sentir, ni escuchar, esto ya se ha vuelto cotidiano para Daniel.[62]


¿Tan difícil era aceptar la muerte para Ivan? No podía evitar sentirse culpable.

Salió de la habitación y pudo ver a su querida Alice en la sala. Su ¿amada? Alice. Tal vez… Parecía que las cosas habían cambiado en esos días. Pensó que su corazón sería dominado siempre por la misma mujer, pero ahora algo había que los había cambiado.

Alice: ¿Cómo te sientes?

Ivan: ¡Oh, Alice! Bien, estoy bien. Gracias.

Alice: Vaya, al parecer la chica te estimaba demasiado. Debo agradecerle que sigas con vida, cariño.

Ivan: Sí. Hay muchas cosas que también tengo que agradecerle.

Alice: Pedí que se le diera el entierro como se debe. Estuviste desmayado, así que no pudiste estar presente.

Ivan: Está bien. Yo, em…la iré a visitar después a su tumba, claro.

Alice: ¿Por qué, Ivan…por qué está tu enorme barrera de luz entre nosotros? ¿Por qué no te puedes abrir a mi como lo hiciste con ella?

Ivan: Vamos, Alice. La chica está muerta, no puedes reclamarme por alguien que ha…

Alice: No, no, por supuesto que no le estoy faltando el respeto a su memoria. Es solo que, al parecer, ella llegó a un lugar más lejano del que yo he podido.

Ivan: Lo siento, pero me tengo que ir.

Alice: ¿A dónde?

Ivan: A encontrar lo que estábamos buscando, Phauna y yo.


El chico toma una gabardina y sale del departamento.   Alice: Espero que encuentres lo que estás buscando, amor, porque cuando regreses no creo que me encuentres más.


Mientras seguía meditando y cuidando a su hermano, Daniel comenzaba a recordar como toda su vida él y Jake se habían cuidado el uno al otro. Recordaba a su padre criandolos. Sin duda su infancia fue muy buena. Repentinamente sentía como si algo no estuviera bien, un sentimiento que sentía a menudo pero que intentaba ignorar.

Repentinamente su comunicador se encendió. Daniel salió de la habitación de su hermano. 

— Sí, ¿qué sucede?

— Señor Minor, se ha encontrado una leve firma biológica de Devon, la mujer que siempre acompañaba a su madre.

— Si ella está ahí, Madame fall no debe estar lejos. ¿En dónde…?

— En algún pueblo del este de Siberia. ¿Qué debemos hacer? ¿Esperar y seguir observando su movimiento o mandar a un equipo de asalto al lugar?

— Mande a una Unidad de ataque. Yo tomaré un jet desde aquí, y también viajaré a ese lugar. Avise a la señorita Raven.


Daniel, de inmediato, corrió hacia el hangar a solicitar una nave más rápida que en la que llegó.


Hate corría hacia el hangar, pero en el camino se topó con un conocido.

— ¡Hey! ¿A dónde vas? —gritó Tony, a quien Hate casi había arrollado[63].

— Aparentemente han encontrado a Devon —respondió Daniel sin dejar de moverse.

— Espera que te acompañe —dijo Tony siguiendo a su compañero.

— No, déjame. Esta es mi guerra.


Tony quedó un tanto desconcertado en el pasillo, viendo como Hate se dirigía hacia el hangar. De pronto, echó a correr en dirección opuesta, hacia los cuartos de los soldados. Abrió la puerta de uno y dijo firmemente.

— Apresúrate, Sam. En cinco minutos te quiero en el hangar.   — ¿Y los otros soldados?— respondió el chico.

— No hay tiempo. Partiremos nosotros dos. Seguiremos a Hate, quien ya salió con un escuadrón.


Dicho esto, Tony se dirigió a su cuarto a prepararse.[64]

— ¿A dónde fueron? —pregunto Tony a uno de los soldados.

— A una zona cercana a Siberia, comandante.

— Envíe las coordenadas del lugar a donde se dirigen a esa nave pequeña. Peterson vendrá conmigo.

— Sí señor. ¿En cuánto tiempo la necesita?

— ¡La quiero ya!

— Tranquilízate, amigo. No estarán muy lejos.

— Lo sé, pero esto no me pinta nada bueno. Quizás Devon no se encuentre allí, pero puede ser una trampa perfecta.

— Es posible. Como que, quizás, solo hayan pasado por allí.

— Por el momento no se descarta ninguna posibilidad, joven padawan —concluyó Tony. Y dicho esto, ambos mutantes rompieron en carcajadas.

OTROS

Notas

  • Publicado en Ociojoven FOROS>>COMICS>>X-MEN, en el tema "Nuevo genesis: Shinning abyss (Neo X)", entre las páginas: 2-5, 6, 7 y 8.
  • Posteriormente sería resumidos por Amazing Nightcrawler y publicado en el foro Ociojoven en el tema "Archivo 2, pagina 2: Shinning Abyss (primera etapa)": enlace
  • Reborn of Light escribe el nombre de Ivan Nikolev castellanizado, como "Iván". Esto ha sido solucionado.
  • La carta que Iván recibe hace mención a los personajes principales de la trama, aunque hay algunos que quedan en duda:
    • Un Monje - Shaman.
    • Un Controlador de materia - Hate.
    • Un Tirador - Il Tiratore.
    • Un Ser fluido - Slide.
    • Un Parásito con la llama de vida muy tenue - Posiblemente haga referencia a Twisted Evil, aunque no está confirmado.
    • Un Nexo con el más allá - Medium.
    • Dos hermanos sigilosos - Devon y Horemeb.
    • Una cambiaformas animal - Phauna.

Correcciones

Modificaciones

  • Se han castellanizado los alias de algunos personajes de Marvel:
  • Se han sustituido los emoticonos por oraciones descriptivas.

Anotaciones

  1. ^ amigo en el texto original
  2. ^ Jake y Daniel Minor
  3. ^ Durante este viaje ocurren los eventos de la Prueba de Swamp.
  4. ^ En el mensaje original no se indicaba el interlocutor. Pero puede deducirse por el tono
  5. ^ "suficiente" en el original.
  6. ^ 😐
  7. ^ 🙁
  8. ^ "Hace una horas atrás" en el original.
  9. ^ "pronto" en el original.
  10. ^ En HoM los mutantes son la mayoría por lo que varios soldados son mutantes
  11. ^ "infiltrada" en el original.
  12. ^ "expulsa" en el original
  13. ^ Algunas partes de este mensaje estaban escritas en primera persona. Se ha cambiado a tercera persona para facilitar la lectura general.
  14. ^ La trama finaliza con la siguiente nota:
    "Se supone q Devon trabaja para la madre de daniel y para los purificadores pero nadie sabe q ella tmb es mutante."
  15. ^ El mensaje original se iniciaba con "😒".
  16. ^ "diciendo" en el original
  17. ^ "inexperimentada" en el original.
  18. ^ "leoninos" en el original, no existe.
  19. ^ Es posible que sea Dursaff, pero no lo dice explícitamente, por lo que podría ser el mánager de Phauna.
  20. ^ "balas" en el original. Cambiado ya que, posteriormente usa piedras que saca del bolsillo. Asimismo tiene más sentido que SHIELD no retire unas piedras que balas de uno de sus apresados.
  21. ^ Darren Hayes era un cantante australiano.
  22. ^ 😈
  23. ^ 😉
  24. ^ 😎
  25. ^ Devon: 😲…😐…😠, en el original.
  26. ^ 😮
  27. ^ 😛
  28. ^ 😕
  29. ^ En el HoM no era "Logan"
  30. ^ "Elipson" en el original.
  31. ^ "*Suspiro*" en el original. Sin embargo si escribe una carta no tiene sentido que escriba eso.
  32. ^ "Y por selecto no te sobreexcites al imaginar que te estoy alabando" en el original.
  33. ^ "vedada de alcance inmediato" en el original.
  34. ^ "me parece que sí que existe dentro de" en el original,
  35. ^ "dijo Phauna para ella misma" en el original.
  36. ^ "living" en el original.
  37. ^ "manazo" en el original.
  38. ^ "living" en el original.
  39. ^ "surcada" en el original. No tiene sentido
  40. ^ "iluminarias" en el original. Posiblemente se refería a "luminarias", aunque no tiene sentido en carretera.
  41. ^ "Solo bastaron 10 segundos después de" en el original.
  42. ^ 😠
  43. ^ "mayor" en el original. Más información
  44. ^ El post concluye con un mensaje de Ánime Boy: Fue una vuelta corta mia, ahora desaparezco de nuevo. Pero tenia muchas ganas de escribir aunque fuera poco.
  45. ^ "a mano" en el original.
  46. ^ "Hiciste que entrar" en el original.
  47. ^ "Jake cayó inconsciente y" en el original.
  48. ^ 😆
  49. ^ "shsssshshh" en el original en lugar de los puntos seguidos añadidos.
  50. ^ "hidra" en el original.
  51. ^ "en el mismo momento que lo anterior" en el original. Se ha modificado para aclarar el momento
  52. ^ 52,0 52,1 "cosechadores" en el original.
  53. ^ "hangar" en el original.
  54. ^ El mensaje concluye con el siguiente mensaje de Ánime Boy: La intencion mia en este mensaje era demostrar que Tony también tiene debilidades, pues hasta entonces no recuerdo ninguna. Sobrevive dentro de un estomago durante 5 minutos. Son esas cosas que me hicieron pensar que no manejaba a un humano y que en algún momento tenía que caer. Y Gato continúa tu parte, asi terminamos esto de una vez así podemos comenzar en el nuevo foro.
  55. ^ "Dev" en el original, sin embargo no tiene sentido que use el acrónimo, si no han tenido apenas una amistad.
  56. ^ "arriba de"
  57. ^ que movilizarnos
  58. ^ "cuestionario" en el original.
  59. ^ "metamorfo en" en el original.
  60. ^ "Durante la batalla en defensa" en el original
  61. ^ "Logan" en el original.
  62. ^ El mensaje original continuaba con un mensaje que al que, en el siguiente post de Darkfantomex se le da sentido y puede descolocar en la lectura, por lo que se ha retirado. Este era: "Más tarde, Daniel corrió hacia el hangar, a solicitar una nave más rápida que en la que llegó."
  63. ^ "pasado por arriba" en el original.
  64. ^ El mensaje continúa con una descripción de "Sam":
    Samuel Peterson era el joven que le salvó la vida a Tony en su última batalla. Tras esto, Tony le tomó como su protegido. Sam era unos años menor que Tony. Sam sabía luchar, pero le faltaba entrenamiento, razón por la que Il Tiratore le entrenaba duramente, y terminaron convirtiéndose en buenos amigos.
    Sam es oriundo del Mississippi. Al manifestarse sus dones debió escapar de su casa y fue encontrado por SHIELD, quien lo entrenó y demás. Uno de los soldados más jóvenes de la organización. Básicamente su poder lo recubre de una especie de lodo que es muy resistente. Al mimetizarse con el lodo puede moverse por él, por lo que puede evitar golpes que atraviesen su coraza, e ingresar objetos en ella para intoxicarlos, desmayarlos o protegerlos. Psíquicamente es muy débil, por lo que un psíquico que controle sus poderes puede vencerlo fácilmente.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.